POLÍTICA
01/04/2013 16:44 CEST | Actualizado 01/04/2013 17:32 CEST

Feijóo y el cuerpo a cuerpo: Un comunicado, varias entrevistas y una rueda de prensa en dos días

EFE

Mariano Rajoy lleva desde el 28 de diciembre sin dar una rueda de prensa en España. El presidente, poco dispuesto a comparecer, lo hace menos cuando tiene más problemas. Se trata de una estrategia deliberada para no responder por el llamado 'caso Bárcenas'. Él no comparece y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, elude cuestiones en la rueda de la prensa del Consejo de Ministros argumentando que se trata de cuestiones relativas a los partidos políticos. La información fluye por canales no oficiales, por dirigentes que hablan ser sin citados y en forma de rumores a veces sin confirmar.

Puede que Alberto Núñez Feijóo esté pasando uno de los momentos más amargos de su carrera, pero no lo hace recluido en su residencia oficial, a las afueras de Santiago. El presidente de la Xunta es el centro de una gran polémica por las fotos tomadas en los años 90 en las que aparece junto al enonces contrabandista de tabaco y después narcotraficante Marcial Dorado, ahora en prisión. En la madrugada del domingo, el PP de Galicia publicó un comunicado en el que se defendía de las acusaciones. En él, Feijóo denunció la intención de amedrentarle que tenían unas fotos, consideradas como un "ataque personal" para fomentar el "morbo" en torno a actividades de su "juventud" que no son cuestionables, según él.

Unas horas después, Feijóo comenzó un maratón de entrevistas radiofónicas que incluyó la Radio Galega, la Cadena Ser y Radio Nacional. "Voy a seguir diciendo lo que pienso", dijo Feijóo, poniéndose "a disposición de todos para que dar todas las explicaciones que se requieran". "Uno cuando tiene información, actúa, y yo actué de forma inmediata", aseguró tras relatar que dejó de ser amigo del narcotraficante Marcial Dorado en cuanto supo que tenía "causas abiertas con la justicia".

Este lunes, Feijóo ha dado otra rueda de prensa. Respondió a todas las preguntas formuladas y se mostró favorable en principio a comparecer ante la cámara gallega y atender cualquier petición de explicaciones de la prensa. Además de estar disponible para la prensa, algo que ha sido alabado este lunes por muchos periodistas, se suma su dureza en torno al caso Bárcenas y la corrupción. El presidente de la Xunta se enmarca dentro de la corriente del partido que pide más contundencia para despejar las dudas sobre la limpieza de las cuentas y la honradez de la formación política.

RAJOY, ESCONDIDO, LOS SINDICATOS, TAMBIÉN

Que Feijóo comparezca más no quiere decir que sea más o menos responsable de las acusaciones que se le imputan. Sin embargo, otros líderes no salen ni a explicarse. Para la Historia queda la rueda de prensa de Rajoy con Angela Merkel, en Berlín, donde tuvo que responder a preguntas sobre el caso Bárcenas y las primeras llamadas a su dimisión. Ante una expectante canciller, Rajoy se vio obligado a hablar del asunto por el formato de las reuniones entre líderes europeos, que suelen incluir dos o tres preguntas.

Los escándalos políticos no sólo afectan a los grandes partidos, sino también a sindicatos. El muy mediático Cándido Méndez, secretario general de UGT, lleva sin aparecer en un acto público 20 días, un momento que coincide con la estallido e implicación en el caso de los EREs del exsindicalista Juan Lanzas, apodado "el conseguidor". Según el diario ABC, que constata la coincidencia, el sindicato argumenta que el secretario general se encuentra preparando un congreso de la organización, previsto para la semana que viene.