POLÍTICA
01/04/2013 13:05 CEST | Actualizado 01/06/2013 11:12 CEST

Feijóo resta importancia de las fotos con el narcotraficante y asegura que las conocía: "Son sólo unas fotos"

FOTO CEDIDA POR 'EL PAÍS'

"Esas fotos son lo que son, son simplemente unas fotos". Esa es la defensa de un presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en referencia a las fotografías publicadas en exclusiva por el diario El País.

En las imágenes, Feijóo aparece retratado en un barco de recreo junto a Marcial Dorado, primero contrabandista de tabaco y luego narcotraficante. Aunque la sospechosa fama de Dorado es conocida en Galicia, Feijóo se ha desmarcado este lunes de sus actividades del narco. "Cuando le conocí no sabía nada sobre su pasado ni sobre su actividad: nada", dijo Feijóo. En sus palabras, su amistad no era "ni estrecha ni ancha", sino inexistente. A Dorado lo conoció por "un amigo de la Xunta de Galicia" y dejó de frecuentar su compañía cuando conoció sus causas con la Justicia. Sin embargo, Feijóo se vio con Dorado desde el año "1994 ó 1995" y en "1998", cuando supo que mantenía procesos abiertos, "la relación se fue enfriando".

A pesar de reconocer su "torpeza" por no investigar "a fondo" al narcotraficante, Feijóo rechazó dimitir, argumentando que ya conocía la existencia de las fotos desde "el año 2003 ó 2004". "Si tuviese la más mínima duda" sobre su honor, "estaría en una situación comprometida", reconoció, insistiendo en tener "la conciencia muy tranquila".

Feijóo compareció en la sede del Parlamento de Galicia para presentarse como una víctima de una campaña para silenciar sus ideas políticas. "Lo que se pretendió es amedrentarme, es decir que no dijera lo que pienso. Y he de decirles que no lo lograron", dijo con voz temblorosa.

DEFENSA DE FEIJÓO FRENTE ACUSACIONES DE DIMISIÓN

La defensa de Feijóo consiste en enmarcar las fotos en una relación sin importancia en el pasado. Para ello argumenta que en ese momento, Dorado no había sido condenado por la Justicia, que él ni militaba en el Partido Popular y que varios jueces, entre ellos Baltasar Garzón o Antonio Grande Marlaska, de la Audiencia Nacional, tuvieron acceso a ellas y no consideraron oportuno abrir causa alguna contra él.

La oposición, sin embargo, tiene una visión diferente. Las fotos, tomadas en los años 1994 y 1995, demuestran para ellos una relación de amistad con un conocido actor del contrabando gallego en un tiempo en el que Feijóo ocupaba altos cargos en los departamentos de Sanidad del Gobierno autonómico y central. "Es tremendamente grave y debe dimitir", dijo este domingo el portavoz nacional del Bloque Nacionalista Galego, Xavier Vence.

¿FINANCIACIÓN ILEGAL?

Tanto el BNG como Alternativa Galega de Esquerdas, los dos grupos nacionalistas de la cámara, han reclamado la dimisión del jefe del Ejecutivo autonómico. El PSOE, por el momento, se ha limitado a pedir explicaciones y los tres grupos debaten si registrar una moción de comparecencia en el parlamento. El presidente se mostró favorable, pero sólo si su grupo (que él controla y es imprescindible aritméticamente) se lo pide.

Feijóo también rechazó cualquier posible financiación ilegal del PP como consecuencia de sus tratos con Dorado. "Ni firmé ni decidí ni hice ningún tipo de contrato con ninguna empresa relacionada con la persona que sale en las fotografías. La respuesta es no, en absoluto"

"Esas fotos ponen en bandeja la difamación", lamentó Feijóo, y se tratarán de "estirar" para laminar su credibilidad, según él.

CASO QUINTANA

Difamar es precisamente lo que le reprocha la oposición, que todavía recuerda vivamente cómo Feijóo hizo de un argumento electoral las fotos en otro barco del entonces vicepresidente nacionalista, Anxo Quintana, con el contratista Jacinto Rey, beneficiario de contratos públicos. "En este momento, el señor [Emilio Pérez] Touriño [ex presidente de la Xunta] tenía que pedir explicaciones a su vicepresidente y probablemente pedir la dimisión", llegó a decir mientras otros cargos del partido elevaban mucho más el tono.