NOTICIAS
18/06/2013 19:58 CEST | Actualizado 18/06/2013 21:37 CEST

España vence a Italia y se hace con el Europeo sub-21 (FOTOS)

AFP

Hay futuro (y con garra) en el fútbol español. La selección sub-21 se ha coronado como campeona del Europeo, tras vencer holgadamente en la final a Italia por 2-4.

De esta manera triunfal ha culminado 'la Rojita' un torneo en el que ha ganado todos los partidos y en el que no había encajado ni un gol hasta el último encuentro.

El cuadro, dirigido por Julen Lopetegui, ha tenido como uno de los grandes protagonistas de la final a Thiago, que ha marcado 3 de los goles de España a la selección italiana.

El cuarto gol ha sido obra de Isco, otro de los jugadores que más ha destacado durante este torneo celebrado en Israel.

Por parte de Italia han marcado Immobile y Borini.

EL DESARROLLO DEL PARTIDO

España entró muy motivada al encuentro y a los cinco minutos Morata recibió un balón en la posición de extremo. Se revolvió bien para sacar un centro medido que aprovechó Thiago Alcántara para adelantar a los de Lopetegui.

Sin embargo, la alegría duró poco, hasta el minuto diez. Lo que tardó Immobile en ganar la espalda a Íñigo Martínez, bajar magistralmente un balón que caía del cielo y superar por arriba a De Gea, que veía perforada su portería por primera vez en el campeonato.

El tanto de los italianos no hizo que España bajara los brazos, sino todo lo contrario. Comenzó a dominar de manera aún más clara, con ataques, la mayoría de ellos finalizados por Morata, que hacían trabajar a Bardi.

Y en uno de ellos llegó el segundo tanto del combinado español, tras un pase largo de Koke que Thiago bajó con el pecho y finalizó con la zurda.

En otra nueva combinación se plantó Tello en el área, recortó a Donati y el lateral italiano arrolló al catalán con la pierna izquierda. Señaló el colegiado los once metros, lo que aprovechó Thiago para lograr el 'hat-trick' perfecto.

EL ESTIRÓN DE LA SEGUNDA PARTE

Tras el descanso, con el partido ya encarrilado y mermados por el cansancio, el ritmo de ambos conjuntos bajó.

Tanta relajación propició una subida por la banda de Montoya, provocando un penalti similar al de la primera mitad. Thiago cedió esta vez la oportunidad a Isco, que metió el cuarto de España.

Aún hubo tiempo para un último susto, cuando a falta de diez minutos Borini recortó distancias con un disparo seco desde la frontal, que entró junto al palo izquierdo de De Gea.

Pero España controló los últimos minutos, ayudados por la entrada de Camacho, para certificar la victoria y proclamarse campeones de Europa de la categoría por cuarta vez.

SOMOS LO QUE HACEMOS