POLÍTICA
20/07/2013 19:14 CEST | Actualizado 20/07/2013 19:14 CEST

Campings, colonias y actividades para que la crisis no les robe el verano a los niños

FUNDACION PERE TARRES

Este verano, varias organizaciones públicas y privadas se han propuesto que la crisis no haga que ningún niño se quede sin verano, y han creado iniciativas para asegurarse de que la escasez de recursos no impida que tengan vacaciones.

La iniciativa 'bungalow feliz' empezó el año pasado, pero sólo en campings de la costa tropical de Granada. Regalan estancias en un bungalow a familias con pocos recursos y paro de larga duración con hijos menores de 14 años. Este año la lidera la Federación Española de Empresarios de Camping (FEEC), que ha conseguido que se unan cerca de 80 campings de todas las comunidades autónomas excepto los archipiélagos.

camping

El camping Don Cactus de Granada fue uno de los fundadores de la iniciativa. "El año pasado tuvimos 200 peticiones, pero este llevamos ya casi 400" cuenta el gerente, Álvaro García, a El Huffington Post.

Los niños son "desde 2 añitos hasta 16 o 18 años. Se portan superbien, muy agradecidos. Alguno te hace hasta un dibujo para darte las gracias. Es muy gratificante" asegura.

"Pretendemos llegar a 600 familias. El año que viene repetimos seguro" afirma Óscar Monedero, director de la campaña en la FEEC, que asegura que aún siguen apuntándose campings a la iniciativa.

La campaña ha despertado el interés de Portugal, que organizará algo similar el año que viene. También se han hecho eco medios extranjeros.

COLONIAS Y CAMPAMENTOS PARA TODOS

Las ONG también se han volcado en que los niños con pocos recursos tengan vacaciones. Algunas, como la Fundación Pere Tarrés de Cataluña, organizan estancias en colonias de actividades o campamentos urbanos para las familias con menos recursos.

Con la iniciativa 'Ningún niño sin colonias', que lleva 12 años en activo, desarrollan actividades juveniles a finales de julio y todo agosto, con un precio simbólico de entre 10 y 15 euros.

Desde la fundación aseguran que tratan de atender todas las solicitudes, pero notan un enorme incremento cada año desde que empezó la crisis. "En 2011 tuvimos 990 peticiones. Este año llevamos 2.500 y aún no se ha cerrado la convocatoria" aseguran.

Otra organización también catalana, la Fundación Esplai, ayuda a familias con pocos recursos para que sus hijos disfruten de actividades en plena naturaleza y educativas.

Desde hace 4 años tienen un programa de becas para acceder a las colonias de verano, que cubre del 20% al 80% del coste total, y del que también se benefician familias monoparentales y niños con alguna discapacidad.

Este año han doblado el número de becas con respecto al año pasado hasta las 3.200, pero también se han triplicado el número de solicitudes, que han sido 4.500.

"Para familias que no pueden optar a la beca pero también tienen dificultades económicas, este año tenemos un sistema de autofinanciación con un talonario de boletos, que pueden venderse o usarse para optar a un finde en colonias" cuenta Josep María Valls, de la fundación.

Y para adquirir el material necesario para las actividades -saco de dormir, linternas, botas, etc- la empresa de equipamiento Wala ha subvencionado parte del coste en sus tiendas a través de tarjetas monedero, con las que se compra directamente en sus establecimientos.

verano solidario
Los hijos de Jordi Haro con material donado por Wala para las colonias de la Fundación Esplai.

Una de las familias beneficiadas, tanto de la beca de colonias como del material subvencionado, ha sido la de Jordi Haro. Él es lampista autónomo y sus clientes escasean desde el inicio de la crisis.

Dos de sus hijos, de 13 y 10 años, fueron de colonias el año pasado y en 2013 han podido optar a la beca, lo que les ha permitido volver a disfrutar de verano. La fundación se ha hecho cargo del 75% del coste de la escapada. "Te puedes imaginar como están los críos, encantados" asegura Jordi.

ADMINISTRACIONES SOLIDARIAS

Pero también hay niños que directamente no tienen familia con quien pasar las vacaciones, menores que viven en residencias y centros de las administraciones.

Para estos casos, la Comunidad de Madrid tiene el programa "Vacaciones en familia", para que las familias madrileñas acojan a menores bajo la protección de la comunidad durante las vacaciones.

Un total de 81 niños de entre de 6 a 14 años que viven bajo la protección del gobierno regional pasarán este verano con una familia madrileña en la sexta edición de esta iniciativa.

Y para los que quieran y no puedan darse un baño fresquito, los municipios de Elche (Alicante) y Collado Villalba (Madrid) han puesto en marcha la misma iniciativa, a pesar de los 450 kilómetros que las separan: piscina gratis para los niños de familias en paro.

Los menores, de 12 años en el primero y 18 en el segundo , podrán entrar en las piscinas municipales sin pagar. En el caso de menores de 14, la localidad madrileña ofrece la entrada a un adulto acompañante.

CIUDADANOS COMPROMETIDOS

Algunas iniciativas surgen de particulares. Inés García de Paco es una azafata de Iberia que lleva toda la vida implicada en todo tipo de causas solidarias; y este año, por su cumpleaños, ha pedido que su regalo sean donaciones para que dos familias con 3 y 2 hijos puedan irse de vacaciones el verano que viene.

A traves de su perfil de Teaming y de su web en Mi Grano de Arena recauda dinero para que puedan costearse un apartamento en Denia, comida y juguetes de playa para los pequeños, que nunca han visto el mar y tienen muchas ganas de verano.

Una de las familias beneficiarias de "Ningún peque sin vacaciones", nombre de la campaña, es la de Mónica Fernández Millán, madrileña en paro, pero que nunca falta a sus contribuciones a causas solidarias.

"Conocí a Mónica a través de una de mis asociaciones, Sentimiento Solidario. Es socia, pero desde hace dos años su marido está sin trabajo, y ahora ella también está en el paro. Nunca me pidieron nada, pero cuando me enteré decidí ayudarles" asegura la azafata, cuya iniciativa lleva sólo dos semanas abierta.

niños

"Hace cinco meses que mi marido no cobra nada, y vivimos de mi prestación" se lamenta Mónica. Asegura que sus hijos, Lucía de 8 años y Sergio de 5, han recibido huchas de Inés "para que vayan ahorrando todo lo que les dé la abuela" para las vacaciones del próximo verano.

Inés ayuda a la familia de Mónica con carros de comida, ropa y útiles escolares. "Tengo tantos seguidores porque siempre muestro fotos de los resultados directos de las donaciones, es muy cercano y da confianza" afirma.

Mónica está de acuerdo. "Inés es superclara, te informa de todo, por eso tanta gente participamos en sus campañas".

ESPACIO ECO