TENDENCIAS
21/11/2013 06:51 CET | Actualizado 21/11/2013 07:49 CET

Frédéric Martel, autor de 'Global Gay': "Las religiones son el primer problema de los gays"

Arnaud Février © Flammarion

Si pudiéramos viajar por 45 países de distintas culturas para preguntarle a los gays cómo viven y cómo se las apañan, el caso iraní sería uno de los que más nos sorprendería: el ex presidente Mahmud Ahmadineyad dijo en Nueva York en 2007 -dos años después de las imágenes de dos jóvenes ahorcados por delito de "crimen sexual" en una plaza pública- que "en Irán no hay homosexuales" (el término utilizado fue "maricón"). Nada fácil ser homosexual es un país donde parece que ni siquiera existes.

Lo cuenta el periodista y sociólogo francés Frédéric Martel, que ha plasmado esta peculiar vuelta al mundo en Global Gay. Cómo la revolución gay está cambiando el mundo. "En general, los homosexuales no son asesinados. Son perseguidos, vigilados y viven ocultos", le dijo un entrevistado homosexual en Teherán.

Pero la forma de ocultarse en aquellos países en los que no están tolerados ha cambiado. Martel, también autor de Cultura Mainstream, sobre los fenómenos de cultural global, apunta que la revolución gay es fruto de otras tres revoluciones: "La televisión, con canales accesibles aunque el régimen no lo quiera, como en Cuba, China o Singapur; el teléfono móvil y, la tercera, internet y las redes sociales". Son pequeñas alas de libertad. "Algún día alguien [de los activistas] recibirá un Nobel [de la Paz] por ello”, afirma el periodista francés.

La cultura gay, tan mainstream a la hora de tener iconos y crear modas globales, pero aún tan underground en otros aspectos; la formación y desarrollo de barrios gays (y su papel en la gentrificación o transformación urbana) y las formas de organizar el ocio y la lucha en cada país del mundo son otro de los aspectos que analiza Global Gay a partir de testimonios. “En China o Singapur es fácil para los gays conocer gente por internet. Los problemas llegan cuando creas una asociación, cuando te conviertes en activista", señala Martel.

"AHORA LO QUE SE PENALIZA ES LA HOMOFOBIA"

El movimiento por los derechos de los gays, dice, está "intrínsecamente relacionado" con el de liberación femenina:

- Lo vemos hoy en los países árabes o en Asia. [El movimiento gay] está imbricado en la cuestión más amplia de la liberación sexual y en la cuestión de la mujer. En todos los lugares del mundo los enemigos de los gays son también los enemigos de las mujeres, de su liberación y emancipación. Al Qaeda, los talibanes, Hezbolá, los Hermanos Musulmanes, Hamas… Son tanto anti-mujeres como anti-gays.

- ¿También la ultraderecha católica?

- Sí. De todas maneras, en todo el mundo, en todas partes, son las religiones el primer problema de los gays. La religión musulmana, la católica, en Rusia hoy en día la Ortodoxa e incluso en Asia, aunque no sea una religión, el Confucianismo.

De ahí que a Martel le llame la atención que un país de tradición católica como España se haya convertido, apunta, en "uno de los modelos" para el resto del mundo. “La penalización de la homosexualidad ha reemplazado o está siendo sustituida por la penalización de la homofobia, aunque quedan terrenos de lucha. Hay discriminación y homofobia que perduran, hay fuerzas políticas todavía anti-gay…", comenta.

Habla también de la relación entre el avance de derechos de homosexuales y otras libertades. “Si coges un mapa mundial de la libertad de prensa y otro de la libertad de los gays son casi iguales. Cuando un país tiene libertad de prensa, de circulación, de reunión, de asociación, de expresión, es en general un país donde es más fácil ser gay”, explica.

Aún 8 países mantienen la pena de muerte para homosexuales en su legislación: Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Irán, Mauritania, Sudán del Norte y Yemen, además del norte de Nigeria y algunas regiones en Somalia. El matrimonio entre personas del mismo sexo está autorizado en 15 países (Argentina, Bélgica, Brasil, Canadá, Dinamarca, España, Francia, Islandia, Noruega, Nueva Zelanda , Países Bajos, Portugal, Suecia, Sudáfrica y Uruguay), en Ciudad de México y 13 estados de EEUU.

ADEMÁS