POLÍTICA
29/11/2013 13:04 CET | Actualizado 29/01/2014 11:12 CET

Francisco Fernández Sevilla, secretario general de UGT Andalucía, dimite

EFE

Francisco Fernández Sevilla, secretario general de UGT Andalucía, dimite. Lo hace cercado por los escándalos que rodean a la gestión del sindicato y ante la presión del secretario general, Cándido Méndez, que había pedido a UGT-A que diera un paso adelante y asumiera responsabilidades.

En la carta en la que ha manifestado esta decisión, Fernández Sevilla asegura que toma esta decisión "para que la organización pueda seguir trabajando con más tranquilidad y clarificar todo".

Según informa UGT en un comunicado, en "las fechas más próximas posibles" se celebrará un congreso regional de UGT en Andalucía "para valorar la actual situación del sindicato y asegurar su funcionamiento".

IRREGULARIDADES EN AYUDAS DE LA JUNTA

El escándalo de UGT en Andalucía ha sacado a la luz el supuesto uso indebido de fondos que deberían haber sido utilizados en formar a los desempleados.

La Junta mantiene abiertos en total 17 expedientes para revisar ayudas concedidas a UGT-A en los últimos años sobre las que existen "sospechas de irregularidades" que suman subvenciones por un importe total de 7,5 millones de euros.

En los próximos días reclamará al sindicato la devolución de 1,8 millones de euros correspondientes a dos ayudas que fueron concedidas por la Consejería de Empleo en 2009 si se demuestra que hubo fraude.

Al margen de estos expedientes de revisión de oficio, la Junta estudia otras 10 subvenciones que se encuentran en diferentes fases, lo que sitúa en torno a la treintena las ayudas analizadas.

UGT-A ya reintegró a la Junta más de 25.000 euros el pasado mes de octubre por dos facturas "indebidamente cobradas" correspondientes a un acto del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) y a la celebración de una cena en la caseta de UGT-A en la Feria de Abril de Sevilla cuyo importe fue cargado a la administración regional.