POLÍTICA
30/01/2015 16:41 CET | Actualizado 30/01/2015 16:41 CET

Investigan la detención violenta de cuatro mossos a un joven (VÍDEO)

El Síndic de Greuges (defensor del pueblo) de Cataluña, Rafael Ribó, ha abierto una investigación por una posible actuación "desproporcionada" de cuatro agentes de los Mossos d'Esquadra a un joven en el distrito barcelonés de Ciutat Vella la noche del 28 de enero.

En un comunicado este viernes, Ribó ha reclamado a la Conselleria de Interior "información detallada" sobre el caso, ocurrido en la plaza del Pou de la Figuera, del barrio del Raval.

Ha reclamado a la Conselleria "la máxima diligencia y transparencia" para aclarar los hechos, y que actúe con contundencia si tras la investigación no queda justificada la actuación de los agentes.

Los policías detuvieron al chico en el parque, donde cuatro mossos le redujeron violentamente, a los que se unió un quinto que se encontraba en el lugar, según se desprende de un vídeo grabado por un vecino y publicado por La Directa.

Después de tres minutos retenido por los agentes en el lugar -a escasos metros de la zona en la que ocurrieron los hechos del 4F- el joven entró en el coche de la policía.

"DETENCIÓN CON USO DE LA FUERZA"

Mientras, el director de los Mossos d'Esquadra, Albert Batlle, ha asegurado que la reducción del joven no obedeció a que pidiera el número de placa a los agentes, como se había dicho, sino que opuso resistencia a que los policías se llevaran un Ipad que supuestamente había robado.

En una rueda de prensa convocada de forma urgente este mediodía, Batlle ha confirmado que ha ordenado a la División de Asuntos Internos (DAI) que abra una información reservada para evaluar la intervención policial.

A la espera de las conclusiones de la investigación interna, el director de los Mossos ha evitado responder a las preguntas sobre si la actuación de los agentes fue oportuna y proporcionada, y se ha limitado a afirmar que fue una "detención con el uso de la fuerza".

"Que nadie saque conclusiones precipitadas", ha pedido Batlle, que ha indicado que el objetivo de la investigación interna es determinar si la intervención de los agentes "se ajustó a los procedimientos".

El director de los Mossos, que ha reconocido que las actuaciones policiales "siempre pueden ser controvertidas", ha explicado que no se ha adoptado ninguna medida cautelar contra los cuatro agentes que intervinieron en la "detención con uso de la fuerza", en la que "hay que suponer que se han usado los procedimientos establecidos".

Batlle ha destacado que en esta intervención nadie resultó herido, por lo que ha asegurado que no tiene nada que ver con otras reducciones que ha habido en Ciutat Vella, en referencia al "caso Benítez", en el que un empresario falleció tras ser reducido a golpes por seis agentes, que están a las puertas de ir a juicio.

LOS HECHOS, SEGÚN LOS MOSSOS

Según Batlle, los hechos ocurrieron cuando una patrulla de los Mossos vio al joven, de 22 años, nacionalidad dominicana y con antecedentes policiales, en la plaza, en una actitud sospechosa con una tercera persona, ya que al parecer le estaba intentado vender un Ipad supuestamente robado.

Los agentes identificaron al joven y se incautaron de su Ipad -que era nuevo y estaba precintado en una caja-, ya que el chico no pudo acreditar que fuera de su propiedad, por lo que le dijeron que al día siguiente se lo devolverían en comisaría si aportaba la factura.

Según Batlle, el joven empezó a exigir entonces que le devolvieran el aparato -que todavía no se ha podido acreditar que fuera robado-, por lo que finalmente optaron por detenerle, empleando la fuerza, acusado de un delito de resistencia y atentado a la autoridad.

#CuandoElDescansoEsUnSueño