INTERNACIONAL
23/09/2015 17:52 CEST | Actualizado 24/09/2015 10:27 CEST

El papa, "hijo de inmigrantes", denuncia ante Obama cómo el sistema "excluye a millones"

El papa Francisco se ha presentado este miércoles en Estados Unidos como un "hijo de familia de inmigrantes" y ha insistido, en un país construido "en gran medida por familias así", al admitir que "el sistema" de vida vigente genera millones de excluidos.

Bergoglio, que nunca antes había estado en este país, recordó al presidente de EEUU, Barack Obama, en el recibimiento oficial al pontífice -que llegó este martes procedente de Cuba- que él mismo se considera un "hermano" de Estados Unidos y que la civilización actual atraviesa un "momento crítico".

Además, ha aprovechado la primera ocasión que ha tenido de hablar al pueblo estadounidense y a su presidente para instar a solucionar el problema "urgente" del cambio climático mediante la aplicación de los cambios que contribuyan a alcanzar un "desarrollo sostenible e integral".

Francisco ha usado como referencia a uno de los "padres" modernos de este país, al premio Nobel de la paz Martin Luther King al decir: "Podemos decir que dejamos adeudado un pagaré y ahora ha llegado el momento de saldarlo".

"Sabemos que las cosas pueden cambiar", dijo el pontífice en una autocita extraída de su encíclica "Laudato Si", el documento papal en el que critica duramente el daño causado al planeta por un sistema económico que sobreexplota sus recursos, beneficia a unos pocos y excluye a millones.

Una encíclica recibida con una mezcla de admiración desde la administración Obama y en general el Partido Demócrata, y sin duda con escepticismo en medios políticos conservadores y parte de la industria estadounidense por sus inequívocos reproches al sistema económico vigente.

"NECESITAMOS UNA SOCIEDAD JUSTA"

Francisco ha explicado además a Obama que los católicos estadounidenses "están comprometidos en construir una sociedad verdaderamente tolerante e inclusiva, en la salvaguarda de los derechos de las personas y las comunidades y en el rechazo a cualquier forma de discriminación injusta".

En este sentido, ha indicado que están preocupados porque, en sus "esfuerzos por construir una sociedad justa " queden respetadas sus "inquietudes más profundas y su derecho a la libertad religiosa". "Esa libertad es uno de los activos más valiosos de América", ha dicho el papa, quien ha asegurado coincidir con los obispos estadounidenses en la necesidad de permanecer "vigilantes, justamente como buenos ciudadanos, para mantener y defender esa libertad de lo que pudiera amenazarla o comprometerla".

Ha recordado precisamente que en su viaje por Estados Unidos se desplazará el próximo fin de semana a la ciudad de Filadelfia y participará en el VIII Encuentro Mundial de las Familias para "celebrar y apoyar las instituciones del matrimonio y la familia en este momento crucial de la historia de nuestra civilización".

Esa cita fue en realidad la primera que el Vaticano confirmó en un viaje a Estados Unidos de cuyo programa la Santa Sede dio detalle tiempo después y que resultó influido decisivamente por el anuncio que el 17 de diciembre pasado hicieron Cuba y EE.UU. sobre la reanudación de sus relaciones diplomáticas.

Sobre este tema, el papa elogió ante Obama los esfuerzos hechos recientemente para "reparar las relaciones rotas" y "abrir nuevas puertas de cooperación" en la humanidad.

Photo gallery El papa, en EEUU See Gallery