19/10/2015 09:23 CEST | Actualizado 26/10/2015 10:40 CET

Seis lugares sorprendentes de Túnez

Turismo de Túnez

Una de las grandes ventajas de viajar es comprobar cómo se desmontan nuestras ideas preconcebidas casi por completo. A la hora de pensar en Túnez como destino es mejor desprenderse de todas ellas, porque el país no es como cualquier otro lugar que hayas visitado. Todo en él es inesperado: historia, paisajes naturales, deporte y terapias curativas.

Estos son seis de sus lugares más sorprendentes si decides acercarte a Túnez.

1. TREN EL LAGARTO ROJO (METLAOUI)

Observando El Lagarto Rojo uno llega a pensar que está en una película del Oeste. El origen de este tren de madera se remonta a la época del dominio francés sobre el país, durante el siglo XIX. Además del inesperado viaje en el tiempo, es uno de los pocos medios de transporte que se adentran en las gargantas del río Selja. Son dos horas de recorrido de ida y vuelta desde Metlaoui, al sur del país, entre espectaculares cañones de tonos rojizos.

2. SFAX

Sfax es la segunda ciudad más grande del país, muy centrada en la economía y la productividad, por lo que suele quedar en un segundo plano turístico. Pero su medina es una joya oculta que se debe descubrir.

Para empezar, su comercio no está pensado para el turista; en vez de souvenirs, quien llegue a ella se llevará el verdadero sabor del país. Su estructura y tradiciones no se han modificado para contentar al visitante y la imagen que construyen sus murallas son difíciles de olvidar.

3. MATMATA

Además de ser uno de los lugares del país donde se rodó parte de La amenaza fantasma -la cuarta entrega de la saga de La Guerra de las Galaxias-, Matmata es un punto en medio del desierto que los beréber utilizaban de refugio. Lo inhóspito del entorno hizo agudizar el ingenio a esta tribu, que construyó grutas excavando las rocas para aislarse del calor.

La zona está llena de hoteles modernos donde se cuida el diseño, pero siguen existiendo algunas de estas viviendas originales con todo el encanto de lo auténtico. Todo un prodigio de la arquitectura

4. TALASOTERAPIA EN HAMMAMET

Así, de primeras, pocos sabrán lo que es la Talasoterapia. Se trata de una terapia en la que se aplican distintas sustancias procedentes del mar, como las algas, en favor del bienestar corporal. Túnez es uno de lugares del mundo donde mejor oferta se puede encontrar a este respecto.

Gracias al clima del país, cualquier momento del año es bueno para realizarse una cura que haga olvidarse de la fatiga del día a día. En la costa norte es donde se pueden encontrar los centros más cómodos y tranquilos.

5. MEZQUITA JEMÂA FADHLOUN

A cuatro kilómetros de Midoun, una de las ciudades más pobladas de la isla de Djerba, se encuentra la mezquita Jemâa Fadhloun, que data del siglo XIII y es tan blanca como la nieve: un curioso contraste en un lugar con la geografía de Túnez.

6. BENI M'TIR

Llegas a Beni M'Tir y jamás pensarías que estás en Túnez. ¡Es una villa alsaciana en plena África! Esta curiosidad tiene una explicación. El lugar fue construido por completo por trabajadores franceses en la región montañosa de Kroumirie. Para aliviar la añoranza de sus hogares, los reprodujeron tan cual.

Es tan europeo, que cada verano se celebra el Chopin en Pleine Forêt (Chopin en el bosque), un festival que convoca a jóvenes promesas de la música clásica en un entorno inusual.

PULEVA PARA EL HUFFPOST