INTERNACIONAL
17/03/2016 09:15 CET | Actualizado 17/03/2016 09:16 CET

La razón por la que China ha destruido así 20 toneladas de cítricos españoles

REUTERS

Las autoridades chinas destruyeron el martes en la ciudad de Tianjin cerca de veinte toneladas de naranjas y limones procedentes de España, por no cumplir los estándares de calidad exigidos.

Según informó la agencia local China News, las autoridades detectaron que la mercancía llegó sin el embalaje habitual al puerto local de Tianjin, en el noreste de China, y los permisos de importación no cumplían tampoco las reglas establecidas en China.

Cuando los operarios abrieron el cargamento, compuesto por unas 2.000 cajas de naranjas y limones y con un valor de 14.000 euros, confirmaron que la mercancía no se encontraba en buen estado, por lo que procedieron a la desinfección y destrucción de la misma.

TEMOR A LA MOSCA DE LA FRUTA

Responsables sanitarios citados por China News explicaron que los operarios destruyeron la mercancía ante la posibilidad de que las naranjas y limones estuvieran afectados por la denominada mosca de la fruta, y con el fin de evitar cualquier posible contagio a las explotaciones locales.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Autoridades diplomáticas españolas confirmaron después a Efe que el cargamento no cumplía los requisitos para su exportación, por lo que dieron su visto bueno para que no entraran a este mercado.

El pasado 11 de marzo la administración de control de calidad de China notificó a estas autoridades españolas la llegada de un cargamento "sospechoso", y tras comprobar que los certificados no eran oficiales (deben tener papel securizado de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre) confirmaron la irregularidad del envío, que incluso podría no proceder de España.

"El mismo sector español está interesado en que se persigan actividades fraudulentas", dijo al respecto el consejero de Agricultura de la Embajada de España en China, Samuel Juárez. "Es importante que se investigue bien, pero no debería haber ninguna repercusión porque se ha mostrado que los controles funcionan", añadió.

LOS FALSOS CERTIFICADOS APUNTAN A ALICANTE

Según los falsos certificados, la fruta destruida, que las autoridades chinas enterraron en cal viva para prevenir posibles plagas, tenía su origen en Alicante, aunque "al ser documentos irregulares podría caber incluso la posibilidad de que la fruta no fuera española", señaló Juárez.

España y China firmaron en el año 2005 un acuerdo que implica que la exportación de cítricos debe cumplir un protocolo y seguir un tratamiento de frío, aspectos que según las autoridades no se cumplieron en este caso.

España es el séptimo productor mundial de cítricos, tan sólo por detrás de Brasil, Estados Unidos, India, China, México e Irán, según datos de la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas (FEPEX).

EL HUFFPOST PARA IKEA