TENDENCIAS
21/12/2016 14:19 CET | Actualizado 21/12/2016 17:24 CET

"El final de 'Velvet' es un regalo": Miguel Ángel Silvestre, Marta Hazas y Javier Rey sobre la serie

Los nervios están a flor de piel. Hablan bajito, ríen nerviosos y alguno tarda un minuto de más en empezar la conversación a causa de alguna fan que pide una foto de última hora. Es lógico: apenas les quedan unas horas para dejar de ser, ya para siempre, esos muchachos criados en las galerías más famosas de la televisión: Velvet. La serie producida por Bambú y emitida por Antena 3 baja la persiana de forma definitiva este miércoles 21 de diciembre a partir de las 22:40. Entonces Miguel Ángel Silvestre ya no será más el atormentado Alberto Márquez, ni Javier Rey se pondrá la gomina como Mateo Ruiz (o Mateíto), ni nadie le preguntará a Marta Hazas si su Clara Montesinos sigue sin experiencia.

Los tres actores han charlado por teléfono con El Huffington Post apenas 48 horas antes de que se emita el último capítulo de Velvet, del que una parte será en riguroso directo. Por eso están ensayando sin parar desde tres días antes de la emisión, en unas instalaciones de gran magnitud y con multitud de repeticiones para que no haya ni un solo error. "Llevamos cuatro días sin parar, pero no hay uno en que nos haya salido perfecto, que el director nos haya dicho: 'Venga, chicos, esta es la buena", confiesa Miguel Ángel Silvestre, el protagonista de la serie junto a Paula Echevarría.

"Es un final distinto. No es perfecto, tiene la espontaneidad del directo", relata Silvestre, que nunca se ha enfrentado a un reto similar. "Nunca había hecho algo así. Hay otros compañeros, como Asier Etxeandia, como José Sacristán, que han hecho teatro, pero yo no. Había hecho teatro alternativo, pero no es lo mismo ponerse delante de 100 personas que de cuatro millones". Porque esa ha sido la audiencia del penúltimo capítulo: al borde de los cuatro millones, con un 23,5% de share.

'No es un final perfecto, tiene la espontaneidad del directo'. Miguel Ángel Silvestre.

"Pensé que no iba a ser para tanto, algo más sencillito, pero este despliegue parece de un partido de la Champions, es bestial", cuenta sorprendido Javier Rey. Lo cierto es que no se ha escatimado en medios: un equipo de más de 250 personas está detrás de esta producción (130 de ellos en el directo), y las 14 cámaras especiales se han traído desde Reino Unido y Estados Unidos. La unidad móvil viene de Francia, ya que en España no existen. En el set habrá escondidos más de 30 micrófonos para que nada falle.

"En televisión nunca he hecho algo así... En Aída se grababa con público, sí, y pensaba 'Si ahora estoy haciendo teatro...' y estaba tranquila. Pero claro, esto es como un gran final", cuenta Hazas desde el plató en el que los siete actores que van a hacer escenas en directo (más de 10 minutos del capítulo) ensayan una y otra vez.

El equipo de 'Velvet' en la rueda de prensa de despedida de la serie.

Además de en los nervios iniciales, todos están de acuerdo en que este final, del que se enteraron una vez que estaba finalizada la serie (el rodaje terminó en julio), es "un regalo". "Un regalo que nos han hecho Bambú y Antena 3. Y ya cuando pensábamos que había acabado. Lo primero que pensé fue: '¡Qué miedo!' Lo siguiente que era un regalo", recuerda Silvestre.

UN ADIÓS NECESARIO

Nunca es fácil despedirse de una serie cuando está en su mejor momento, cuando su aceptación es tan buena y su audiencia tan alta. En esta última temporada, Velvet ha rozado los cuatro millones de espectadores. "El final me parece un acto de amor a la propia serie", reflexiona Javier Rey. "Creo que han hecho por cuidar a los seguidores, al propio producto, han querido que nada se desvirtúe. Es cierto que hay gente disgustada porque acabe ya, pero a la larga es lo mejor. Todos los que somos fans de las series lo sabemos, que puedes llegar a un punto de no retorno en el que continuar suponga todo un peligro". Algo así confesó Paula Echevarría hace unos meses: se alegraba de que llegase el final y de que lo hiciese de este modo, para que fuera en el momento álgido.

'El final me parece un acto de amor a la propia serie'. Javier Rey.

"Llevamos despidiéndonos desde finales de julio por partes, de pequeñas cosas. De compañeros, del equipo técnico... Es como cuando te cambian de colegio", ríe Marta Hazas. "No me parece mal que el final sea ahora. Después de cuatro temporadas queda el producto empaquetado, para ponerle un lazo y decir: 'Aquí lo tienes'. Ha quedado perfecto, redondo. Hay que ser muy valiente, tanto la cadena como la productora, para darle un final así. Da mucha pena cuando se estiran las series".

Arriba, Miguel Ángel Silvestre y Paula Echevarría en la rueda de prensa celebrada por el final de 'Velvet'

Es cierto que Bambú hace productos exitosos, como lo fueron y lo son Gran Hotel, Hispania, La embajada, Gran Reserva o Seis Hermanas. Pero nunca imaginaron que el éxito sería tal. "Velvet ha sido un boom. Yo siempre pensé que iba a funcionar, desde que supe el reparto, los guiones, los directores... Ya trabajé con Bambú haciendo Hispania, pero nunca pensé que [Velvet] fuera a ser tanto", reconoce Javier Rey. Marta Hazas le secunda: "Viniendo de Bambú y de Gran Hotel ya sabía que las cosas se hacen bien. Pero nunca vas a saber si tienes el respaldo del público... Pero esta serie no ha caído, ha sido algo inesperado; de hecho, ha ido a más".

Además, Hazas reconoce: "Como espectadora y como Clara es un final que me parece bien". La actriz, muy activa en redes sociales, en las que muestra muchas fotos con sus compañeros de reparto ("el buen rollo es real, después de cuatro años no se puede fingir algo así", cuenta sobre su buena relación con los chicos Velvet, muchos de los cuales acudieron a su boda este octubre), ha dado mucho de ella misma para su Clara Montesinos. "Cuando acepté hacer la serie solo me dieron los tres primeros capítulos, así que me ha resultado muy bonito ver cómo evoluciona el personaje, ponerle capas, ver sus distintas caras. Hacerle ir más allá de esa chica frívola y divertida y ver su evolución, cómo es con su hermana y con su enfermedad...".

'Me ha resultado muy bonito ver cómo evoluciona el personaje, ponerle capas, ver sus distintas caras'. Marta Hazas.

También su relación con Mateo, sus idas y venidas, han sido un punto a favor de ambos. "Ya había trabajado con Javier Rey en Bandolera y nos conocíamos muy bien así que fue muy cómodo. El hecho de no ser protagonista te permite tener otras tramas. Serlo te da otra responsabilidad, un peso, te obliga a tener un hilo conductor, por lo que es más difícil jugar y salirse de la línea".

"He disfrutado mucho de la relación con Clara", concuerda Rey. "Ha sido muy temperamental, porque somos dos personajes muy imperfectos. Hay mucho amor pero también mucha imperfección, la gente se identifica mucho con ellos".

¡MATEO! ¡MATEÍTO! ¡CANALLA!

"Cuando empezó Velvet nunca pensamos que esto sería tal éxito. Se ha vendido en muchos países, lo ven millones de personas en muchas culturas diferentes. ¡La gente me llama Don Alberto por la calle! [risas] También me llaman Lito Rodríguez, como mi personaje de Sense8, pero muchos me llaman Don Alberto, en muchos sitios", ríe sorprendido Miguel Ángel Silvestre. La popularidad de la serie, que se puede ver en más de 40 países de todos los continentes, ha supuesto una enorme proyección para su equipo.

Aunque muchos de ellos ya venían de series de éxito o las han compatibilizado con Velvet (como el caso de Silvestre, que también ha rodado Sense8 para Netflix entremedias), este ha sido su gran escaparate. El actor afirma que las oportunidades en Estados Unidos están ahí, pero que también le han surgido en su propio país: "Tengo propuestas sobre la mesa en España, en concreto tengo una que espero que salga. Voy a estar a caballo, pero quiero seguir trabajando aquí".

"En mi caso", confiesa Javier Rey, "desde luego que se ha convertido en mi personaje más conocido. Sabía que funcionaría pero no tanto, no sé qué ha pasado. A nivel de trabajo es como en cualquier otro lugar, es igual. Pero después…", dice en referencia a la enorme popularidad de la serie. "La gente por la calle me llama Mateo, Mateíto, canalla... Es normal. Parece como si yo fuera igual que mi personaje. He aprendido a verlo de manera positiva", cuenta.

Hazas lo vive de forma similar, aunque asegura que le ocurre más "en México, fuera de España, allá donde voy". "Aquí, como la gente me conoce también por otros papeles, por aparecer en El Hormiguero o El Internado, es distinto. Pero sí que me hacen la broma de Clara con poca experiencia o sin mucha experiencia", confiesa.

Ahora solo queda recoger los bártulos y, como dice Hazas, ponerle el lazo a un producto redondo. Pero ¿habrá más? Algo así dejaron entrever actores y creadores en un encuentro con la prensa hace unos meses: que Velvet podría tener un spin off, una serie que naciera de la original, dado su éxito y su gran número de intérpretes y de tramas. Sus protagonistas, a horas del final de Velvet, no se mojan. "Yo me despedí en julio, ya lo lloré, no sé qué pasará ahora", cuenta Rey. ¿Volverá a subir la persiana de las célebres galerías?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!