POLÍTICA
25/01/2018 17:24 CET | Actualizado 25/01/2018 17:24 CET

Así funcionaba el 'pizzo', el sistema de mordidas que se impuso con el PP valenciano

Lo ha contado en la 'Cadena SER' el expresidente de la Asociación de Empresarios de Construcción de Castellón.

AFP/Getty Images

"Era imposible entrar en determinadas obras si no entrabas con los supuestos que te imponían". Son las palabras de Vicente Monsonís, expresidente de la Asociación de Empresarios de Construcción de Castellón, que ha explicado en la Cadena SER cómo funcionaba el sistema de mordidas en la región con el PP valenciano.

Un día después de que Ricardo Costa, ex número dos del PP de Valencia, asegurara ante el juez de la Audiencia Nacional que el partido se financiaba ilegalmente, Monsonís ha explicado cómo el negocio de la construcción sufrió, entre 1997 y 2005, "una napolitazicón".

"Era siempre a través de terceros, nunca directamente, a no ser que hubiera excesiva confianza con el empresario. Lo normal eran comisiones próximas al 3%, en algunos casos superiores. Realmente donde estaba el meollo de la cuestión no era en el porcentaje, sino en los modificados de los proyectos que implicaban hasta modificaciones del 20% pero cuyo importe ya no era el 3% sino el 30%. A eso se le denominaba pizzo, la práctica habitual que se imponía", ha contado Monsonís.

El expresidente de la Asociación de Empresarios de Construcción de Castellón ha contado que, al no aceptar estas prácticas, le dijeron que como empresario estaba "muerto". "Eran capaces de arruinarte, sólo faltaba que yo fuera al ámbito judicial a denunciar. Qué pruebas tengo yo, más que hechos globales. El problema es de pruebas, qué pruebas tienes tú frente a una actitud napolitana".