TENDENCIAS
21/03/2018 10:24 CET | Actualizado 21/03/2018 10:30 CET

La riñonera: el complemento de los noventa que vuelve a la moda de la calle

Las hay para todos los gustos y de todos los colores.

Getty Images
La 'influencer' Dulceida (de blanco), en Milán.

¿Quién dijo que los noventa quedaron en el pasado con la llegada de la era 2000? Un viejo conocido complemento de la década que nos dio la moda derivada de series como El príncipe de Bel Air ha vuelto a salir a la calle. Y ha causado una verdadera fiebre entre los que fueron fieles en su día, a los que se han unido muchos más. Los más atrevidos estaban esperando como agua de mayo el que ya es un complemento estrella: la riñonera.

Pasear por la ciudad es apreciar lo mucho que algunos echaban de menos el uso de estas carteras, que siempre han generado tantas pasiones como odios. Todos los que en algún momento las amaron las han hecho resurgir y las han sacado a la escena urbana y a las redes, convirtiéndolas de nuevo en una tendencia.

Getty

Las hay para todos los estilos y gustos: hippie, urbana, más chic... El beltbag se adapta a cualquier conjunto y ocasión. Además, con la nueva era de la riñonera han llegado también las nuevas formas de lucirla, por lo que no es extraño ver a quien la lleva en la cintura —centrada o caída hacia uno de los lados—, en el hombro o cruzada, bien frente al pecho o bien a la espalda.

Marcas como Prada, Chanel o Louis Vuitton destaparon el sentimiento de nostalgia, pero ha sido Gucci la que se ha alzado con la conquista de su comercialización: es su diseño el protagonista de los perfiles de las influencers. Incluso ha llegado a estar agotada en determinados colores.

Los fans de instagramers como Dulceida o la actriz Paula Echevarría ya son testigos de la vuelta al panorama de la moda de las conocidas también como fanny packs, que además triunfan entre famosas como Rihanna o Kim Kardashian y colaboradoras de televisión como Tamara Gorro o Nagore Robles. Todas han caído rendidas a un complemento que nunca gozó de buena fama, a pesar de que la mismísima Carrie Bradshaw ya la lució en algún capítulo de Sexo en Nueva York.

Hoy en el blog.. 🌹.. #TrasLaPistaDePaula #ElleBlogs @elle_spain @stradivarius @mango @coolthesack @bimbaylola @fetichesuances @gucci @tousjewelry

41k Likes, 305 Comments - Paula Echevarria (@pau_eche) on Instagram: "Hoy en el blog.. 🌹.. #TrasLaPistaDePaula #ElleBlogs @elle_spain @stradivarius @mango @coolthesack..."

🔥

129k Likes, 580 Comments - Aida Domenech (@dulceida) on Instagram: "🔥"

I♥️U I♥️ME I♥️US #dragongirl #nagoritmos #loveislove #freedom #nagorerobles Look @zara

15.8k Likes, 77 Comments - @nagore_robles on Instagram: "I♥️U I♥️ME I♥️US #dragongirl #nagoritmos #loveislove #freedom #nagorerobles Look @zara"

Sin embargo, para el que no pueda o no quiera gastar casi 900 euros en una riñonera de una firma de lujo, siempre existirán otras opciones, porque todas las tiendas ya las han incorporado a sus escaparates. En tiendas como Zara, Pull&Bear, H&M o Primark se pueden encontrar opciones más económicas. Y, por supuesto, los hombres también pueden encontrar este complemento en su versión masculina.

Más retro, en cuero, acolchadas, de nylon fluorescente... La riñoneraboom no tiene límites. Y no hay quién se atreva a marcarlos.

El street style la ha introducido paulatinamente, pero ya ha llegado a conquistar la calle. Hay muchas formas de combinarla, pero una destaca sobre el resto: con ropa del mismo color o en los mismos tonos, e incluso sobre el abrigo, lo que aporta un toque más chic.

La riñonera ha sido conocida durante años como el complemento antifashion, más asociado a turistas y personajes grotescos como Mariano (Mis adorables vecinos, Antena 3), pero esa era ha llegado a su fin. Además, sin duda, su comodidad también ha jugado a su favor. Es lo que la ha convertido en una habitual de los festivales de música.

Antena 3

Por tanto, si ves a alguien en la calle con este bolso cinturón, ya no tiene por qué tratarse de un turista. La persona que la lleve tampoco está marcando tendencia. Ya forma parte de ella.

ESPACIO ECO