TENDENCIAS
13/04/2018 18:08 CEST | Actualizado 13/04/2018 18:08 CEST

Por qué te equivocas si piensas que la Educación Física es una 'maría'

Si sigues creyendo que es una asignatura en la que sólo se corre, se salta el potro o se hace el pino... ¡error!

Getty Images

Lucía Quintero es desde enero la mejor profesora de Secundaria de España. No enseña ni Lengua, ni Matemáticas, ni Inglés: es profesora de Educación Física en el IES Punta Larga (Santa Cruz de Tenerife). Atiende por teléfono al HuffPost después de una clase conjunta con alumnos de cuatro cursos de la ESO, que nada tiene que ver con lo que muchos recuerdan de la antigua asignatura de Gimnasia: han practicado el saludo al sol de yoga.

"Se trata de que tengan vivencias de la mayor cantidad de cosas posibles", explica. Cuanto más prueben los alumnos, más se acercarán a la actividad física cuando sean mayores. Para ella, su asignatura es mucho más que deporte: permite enseñar desde hábitos saludables hasta cómo mantener relaciones sanas o gestionar emociones, entre muchas otras cosas, a través de prácticas de lo más diversas.

"Como se asocia con deporte, hay gente que no entiende que se baile, que se haga teatro o que se enseñe cómo es un desayuno saludable", afirma Quintero. "Hay alumnos que te dicen: '¡Esto no es Educación Física!".

Hay gente que no entiende que se baile, que se haga teatro o que se enseñe cómo es un desayuno saludable"Lucía Quintero

Sin embargo, como relata Pablo Sotoca —profesor de la materia en un Aula de Compensación Educativa y en FP y formador de futuros docentes de Educación Física— "es muy potente observar lo que ocurre cuando los estudiantes bajan al patio y empiezan a descubrir sensaciones que no encuentran sentados en una silla con un cuaderno delante".

"Estamos ante la única asignatura que da protagonismo al cuerpo y al movimiento. Nos ayuda a sacar fuera lo que uno tiene dentro (emociones, capacidades, habilidades...)", añade este maestro. "El movimiento tiene la capacidad de hacernos autónomos, competentes y seres sociales. Permite conocernos más a nosotros mismos y a los que tenemos cerca e invita a expresarnos corporalmente, ya sea a través de una pelota de balonmano o de una danza africana".

Nos ayuda a sacar fuera lo que uno tiene dentro (emociones, capacidades, habilidades...)"Pablo Sotoca

Para él, la idea tan implantada de que la Educación Física es correr o saltar el potro es como decir que las matemáticas sólo son sumar y restar. "La clave se encuentra en la capacidad del docente para transformar un contenido marcado por la ley en una experiencia de aprendizaje memorable", considera.

Getty Images

"Podemos encontrar docentes que han convertido la asignatura en una película de superhéroes que deben mejorar diferentes capacidades motrices o que incluyen nuevos deportes como el baloncodo", señala Sotoca.

No sólo se ha dotado a la asignatura de actividades de lo más atractivas, sino que en ella se tratan temas de suma importancia. "Nos encargamos de dotar de autonomía a los alumnos para que puedan gestionar todo lo relacionado con su cuerpo, más allá de saltar equis obstáculos", recalca Miguel Franco, profesor de la asignatura en el IES Pedanías Alta de Lorca (Murcia).

En su opinión, la suya es la materia que más relación tiene con "el problema de salud globalizado" que supone la obesidad y es el "mejor escenario" para poder trabajar sobre situaciones de bullying. En las clases tienen cabida además asuntos como "la anorexia, los primeros auxilios o la sensibilización ambiental", enumera.

Incluso las redes sociales tienen cabida en el gimnasio. "La materia está relacionada con la prevención y la autonomía a la hora de mantener hábitos saludables, tanto en el ámbito de la salud como en el de la recreación. Estamos ante la primera, la segunda generación de jóvenes con smartphone. No somos conscientes de las consecuencias", advierte Franco.

La materia está relacionada con la prevención y la autonomía a la hora de mantener hábitos saludables"Miguel Franco

Por ese motivo Lucía Quintero procura utilizar las nuevas tecnologías en sus clases "pero para movernos, no para sentarnos". Por ejemplo, para obtener más puntos los alumnos pueden hacer vídeos que demuestren que han practicado el saludo al sol de yoga fuera de clase, e incluso con su familia y al aire libre. "Así no sólo activan a la familia, sino que disfrutan del entorno", subraya.

"Si el alumno en su casa no hace actividad física eso supone una mayor incidencia del sedentarismo y de los problemas asociados, sin que necesariamente haya sobrepeso", avisa la profesora, para quien las horas de ejercicio son "salud para el resto de la vida". "Cuando se llega a cierta edad y vas al médico, ¿qué te dice? ¿Resuelve unas ecuaciones y hazme un poema? ¡No! Te dice 'haz ejercicio, come sano y relaciónate", reflexiona Quintero.

En su opinión, el número de horas de la asignatura no es suficiente. "La OMS dice que lo mínimo que deberíamos hacer todos al día es una hora completa. Tenemos dos periodos semanales de 50 minutos. De ahí hay que descontar los traslados y los momentos de explicar cosas... los dos periodos se quedan en media hora cada uno, frente a las siete horas semanales que habría que hacer", calcula.

Sus colegas comparten su punto de vista. Para Miguel Franco la tendencia es "seguir condenando a la Educación Física al horario extraescolar", algo que es como "decir que leer es muy importante pero relegarlo a fuera de las horas de clase".

Este profesor destaca además que hay una correlación entre actividad física y desempeño académico, en lo que coincide Pablo Sotoca: "La ciencia nos dice que cuando nos movemos, además de mejorar nuestro estado físico, en nuestro cerebro ocurren cosas maravillosas de las que no somos conscientes. Hay quien prefiere seguir con una venda en los ojos pero, sin duda, esta fórmula beneficia a la salud y al bienestar físico, psíquico y social".

20 errores frecuentes en el gimnasio

EL HUFFPOST CON ROYAL CANIN