NOTICIAS
27/04/2018 11:52 CEST | Actualizado 27/04/2018 17:43 CEST

La crudísima reflexión de Pepa Bueno tras la sentencia de 'La Manada' que te va a poner los pelos de punta

"Las mujeres sabemos hoy que si cinco hombres te rodean en un portal, te usan como si fueras una cosa de todas las maneras y por todos los sitios de tu cuerpo que creen oportuno, lo graban y se ríen, te sujetan y voltean y luego te dejan tirada.... eso no es una violación".

YOUTUBE

La periodista de la Cadena Ser Pepa Bueno ha planteado una cruda reflexión, tras la sentencia de La Manada, por la que se condena a los cinco acusados de violar a una joven en Sanfermines 2016 a nueve años de prisión y 5 de libertad vigilada por abuso sexual continuado, y no por violación, que indigna a medida que profundizas en ella: "Las mujeres sabemos hoy que si cinco hombres te rodean en un portal, te usan como si fueras una cosa de todas las maneras y por todos los sitios de tu cuerpo que creen oportuno, lo graban y se ríen, te sujetan y voltean y luego te dejan tirada.... eso no es una violación", ha planteado.

De este modo, Bueno matiza: "Porque no te han puesto una navaja al cuello y tú no te has resistido lo suficiente para tener huesos rotos o moratones en los brazos, la cabeza o las piernas. Los otros moratones, por dentro y por fuera, al parecer, no importan".

"Parece evidente que algo falla cuando la ley o su aplicación no es percibida como justicia por millones de mujeres y de hombres que salieron ayer a la calle a decir que cuando un acto sexual no es consentido, el acto en sí mismo es la violencia", continúa Bueno, antes de sentenciar: "El cuerpo de una mujer no es una cosa".

Pincha aquí para escuchar el audio en la web de la Cadena Ser

Buenos días. Las mujeres sabemos hoy que si cinco hombres te rodean en un portal, te usan como si fueras una cosa de todas las maneras y por todos los sitios de tu cuerpo que creen oportuno, lo graban y se ríen, te sujetan y voltean y luego te dejan tirada.... eso no es una violación. Porque no te han puesto una navaja al cuello y tú no te has resistido lo suficiente para tener huesos rotos o moratones en los brazos, la cabeza o las piernas. Los otros moratones, por dentro y por fuera, al parecer, no importan.

Duele leer los hechos probados en la sentencia de La Manada. Que la víctima fue, y esto es literal, "rodeada por cinco varones, de edades muy superiores y fuerte complexión, se sintió impresionada y sin capacidad de reacción. Que sintió un intenso agobio y desasosiego, que le produjo estupor y le hizo adoptar una actitud de sometimiento y pasividad". Hechos probados.

Y después de describir 9 accesos carnales y de aceptar la versión de la víctima de que no fueron consentidos, el tribunal concluye que no hubo violación, que no hubo agresión sexual. Que fueron abusos continuados.

Es incomprensible y cuando la justicia resulta incomprensible la justicia tiene un problema y la sociedad también, por muchas explicaciones técnico jurídicas que se den. O hay que cambiar el Código Penal, o hay que formar en género a quienes lo aplican. Pero parece evidente que algo falla cuando la ley o su aplicación no es percibida como justicia por millones de mujeres y de hombres que salieron ayer a la calle a decir que cuando un acto sexual no es consentido, el acto en sí mismo es la violencia. Y que el cuerpo de una mujer no es una cosa, no es una casa ni un bolso que cuando lo roban precisa de una agresión extra para que se considere robo con violencia. Este es el debate que abría el caso Manada: ¿qué es violencia sexual?

Es una primera sentencia, todas las partes van a recurrir. Veremos qué dice el Tribunal Superior de Justicia de Navarra y después, si llega, el Supremo.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

NOTICIA PATROCINADA