POLÍTICA
02/06/2018 10:50 CEST | Actualizado 02/06/2018 12:46 CEST

Sánchez promete su cargo de presidente ante el rey sin Biblia ni crucifijo

En el acto en el Palacio de la Zarzuela ha estado también presente Rajoy.

Nuevo tiempos para la política española. Pedro Sánchez ha prometido su cargo en el Palacio de la Zarzuela ante el rey a las 11.00 horas, siendo el primero de la historia que lo hace sin Biblia ni crucifijo.

Este acto llega después de que el Boletín Oficial del Estado (BOE) haya publicado el nombramiento de Sánchez como nuevo presidente del Gobierno tras ganar ayer la moción de censura contra Mariano Rajoy en el Congreso.

Con la mano sobre la Constitución, el séptimo presidente de la democracia española ha dicho: "Prometo por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno con lealtad al rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros".

Al acto ha acudido el ya expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y los presidentes del Congreso y del Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero, respectivamente. Además, han asistido el ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, como notario mayor del Reino, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas.

EFE

Sin símbolos religiosos

Es la primera vez que un presidente promete su cargo sin Biblia ni crucifijo, después de que la casa real cambiara el protocolo en el año 2014 para permitir esta opción a los que lo pidieran.

Sánchez ha declarado varias veces que es ateo y siempre ha defendido que la religión debe estar en las iglesias y no en las escuelas y que se debe avanzar hacia un Estado laico.

Ha optado además por "prometer" su cargo como hicieran Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, en vez de "jurar" como fue el caso de Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, José María Aznar y Mariano Rajoy.

Es la primera vez además en la historia de España que llega un presidente a La Moncloa a través de una moción. Además, es el primer jefe del Ejecutivo que no es diputado y que no pertenece al partido más votado en las elecciones.

Tras prometer su cargo, el rey y Sánchez se han estrechados las manos y han posado ante el fotógrafo oficial. Posteriormente, el socialista se ha saludado con Rajoy y todos los representantes de las instituciones se han hecho la foto familia. "Mucha suerte", le ha deseado su antecesor.

En la sala estaban también como representantes de la casa real, el jefe de la institución, Jaime Alfonsín, el secretario general, Domingo Martínez Palomo, y el responsable del Cuarto Militar, Juan Ruiz Casas.

Como viene siendo costumbre, el ejemplar de la Constitución ante el que Sánchez ha expresado su fidelidad al cargo es un facsímil del texto original de 1978 que las Cortes Generales publicaron dos años después. Estaba abierto por el título 62, que enumera las funciones del rey, entre ellas, la de nombrar al jefe del Gobierno.

EFE

De Zarzuela a Moncloa

Después del acto en Zarzuela, Sánchez se ha trasladado por vez primera vez como jefe del Ejecutivo al Palacio de la Moncloa.

El vehículo en el que se ha trasladado desde la Zarzuela ha accedido a la sede de la Presidencia del Gobierno por su puerta principal poco antes de las 11:30 horas y junto a otros dos coches de escolta, según Efe.

Ahora todas las miradas están puestas en la composición del futuro Gobierno. Sánchez no ha dado pistas sobre los nombres, pero ha prometido que será un Ejecutivo socialista y paritario.