TENDENCIAS
03/02/2019 02:19 CET | Actualizado 04/02/2019 12:21 CET

El discurso contra los intolerantes de Arantxa Echevarría en los premios Goya: "A todos los que no permiten amar diferente"

La directora contó antes de la gala que le dedicaría el galardón a Vox: "Para que vayan a ver una historia de amor de mujeres, gitanas y lesbianas".

Mujer, feminista y lesbiana. Con esas tres palabras se ha definido Arantxa Echevarría y en su discurso por el Goya a Mejor dirección novel lo ha sintetizado a la perfección. La bilbaína, que se ha hecho con dos cabezones en la noche del cine español, ha mandado un mensaje a los intolerantes.

"Creo que una sociedad hay que medirla por el sitio donde está la mujer. Tenemos que pensar mucho si España es suficientemente madura", ha empezado diciendo la cineasta. "Querría dedicarle esta película, que es de amor, a todos aquellos que no permiten amar diferente, a aquellos que no son capaces de ponerse en la piel de la minoría y del distinto", ha señalado.

"A aquellos que creen que no es necesaria una ley de violencia de género, aquellos que piensan que no se necesita apoyo del colectivo LGTBI. A los que piensan que el aborto no es parte de la sanidad pública. Aquellos que creen que el cambio de sexo no debería estar en la sanidad pública", ha enfatizado. "Se lo dedico para que, por favor, vayan a ver la película de gitanas, mujeres y lesbianas".

Getty Images

Esta especial dedicatoria no es improvisada. La cineasta la anunció en una entrevista a El Correo publicada el pasado 31 de enero, cuando dijo que le dedicaría el galardón a Vox "para que se piquen y vayan a ver una historia de amor de mujeres, gitanas y lesbianas". "Después de verla es muy difícil odiar a estas dos chicas, que necesitan una ley que les ampare", añadió entonces.

Aunque este domingo Echevarría ocupe titulares por su reivindicación, este verano lo hacía por un motivo muy distinto: una polémica con un colectivo de gitanas lesbianas. Según estas, la cinta promovía la "propagación de estereotipos racistas, machistas y opresores de las mujeres gitanas". De hecho, la polémica hizo que se cancelara su estreno en la Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona.

La directora argumentó entonces que se trataba de una película inocente sobre amor. "Quería mostrar ese momento de la adolescencia en el que eres un cóctel de hormonas, que te cambia la vida", contó a El HuffPost. Las gitanas, por su parte, señalaron que Echevarría trataba de "reducir el argumento a un acuse de la homofobia al mundo gitano".

EL HUFFPOST PARA IKEA