BLOGS
05/11/2014 10:30 CET | Actualizado 04/01/2015 11:12 CET

Tuiteando por dinero

Desde que las redes se masificaron, siempre ha habido un debate de fondo, como un ruido constante sobre la publicidad encubierta en Twitter.

En 2012 fue Snickers, en Reino Unido, el que colocó el debate en los medios. Al otro lado del charco, Oprah Winfrey habló de las bondades de la nueva tableta de Microsoft ¡desde un Iphone! Poco después del escándalo de Oprah se lanzó en Estados Unidos una guía sobre cómo identificar la publicidad online en diferentes soportes.

En casa, la polémica vino de la mano de Danone, con una campaña en la que algunos famosos tuiteaban lo felices que estaban con la llegada del calor y el Yolado. Sólo Carolina Cerezuela puso el disclaimer publicidad en su tuit.

El caso es que no sólo los famosos pueden hacer publicidad en sus perfiles personales; mucha gente se saca un dinerillo tuiteando a cambio de dinero. Sólo con darte de alta en determinadas empresas, te llegan a diario mensajes como este:

2014-10-31-Capturadepantalla2014103117.16.43.png

Todos - incluida yo- tendemos a pensar que las marcas son las que no quieren que sus tuits se etiqueten como publicidad o incluso las empresas intermediarias, porque es muy fácil pensar que los malos son los otros, las empresas, las marcas...

Probé a hacer lo que manda la ley, que es justo lo que te piden al registrarte en la empresa intermediaria:

2014-10-31-Capturadepantalla2014102716.18.25.png


Y así salió mi tuit:

De todos los tuits con el hasthag, sólo el mío lleva el disclaimer. Todos los demás usuarios han decidido, o por desconocimiento, o por voluntad de incumplir la ley, aunque van a cobrar exactamente lo mismo que si decidieran cumplir la ley.

Pero, ¿qué dice la ley?

Algunos creen que la ley es un terreno en el que la ley no aplica, como una especie de paraíso legal donde todo está permitido. Nada más lejos. La publicidad encubierta está regulada expresamente en hasta 3 leyes:

- La "Ley General de Publicidad" del año 84.

- La Ley 34/2002:

"Las comunicaciones comerciales realizadas por vía electrónica deberán ser claramente identificables como tales, y la persona física o jurídica en nombre de la cual se realizan también deberá ser claramente identificable"

- Ley de Competencia Desleal.

Así que, definitivamente, la publicidad encubierta en Twitter está más que regulada. ¿Y por qué nunca pasa nada? Muy fácil: porque nadie denuncia.

Si después de esto quieres emprender una cruzada contra la publicidad encubierta, puedes denunciarlo en Autocontrol, en las Autoridades de Consumo o presentar una demanda ante los Tribunales de Justicia. O puedes hacer como si nada, como hacemos todo"

NOTICIA PATROCINADA