BLOGS
24/12/2015 07:03 CET | Actualizado 23/12/2016 11:12 CET

Cómo terminar con el estrés navideño

posturaLa Navidad es una época de grandes contrastes: aun siendo unos días de fiesta y celebración, en los que debería primar el descanso y el gozo por el tiempo libre, para muchos se convierten en una carrera contrarreloj que transcurre entre reuniones sociales, tareas cotidianas, preparativos para las fiestas, trabajo, regalos, enfados, frustraciones..., y acaba siendo una de las épocas más estresantes del año.

La Navidad es una época de grandes contrastes: aun siendo unos días de fiesta y celebración, en los que debería primar el descanso y el gozo por el tiempo libre, para muchos se convierten en una carrera contrarreloj que transcurre entre reuniones sociales, tareas cotidianas, preparativos para las fiestas, trabajo, regalos, enfados, frustraciones... al final la Navidad termina siendo una de las épocas más estresantes del año, y cuando por fin llega el 7 de enero, no nos quedan fuerzas ni ganas para empezar el año con buen pie, sino de meternos bajo una manta hasta la deliciosa primavera.

Para ayudar a sobrellevar el estrés generado en estas fechas os proponemos una secuencia de posturas que ayudarán a relajar nuestro cuerpo allá donde acumulamos tensión y a regular el nivel de adrenalina y cortisol, así como unas sencillos consejos para no terminar con la mente colapsada tras la cena de Navidad...

Cuatro posturas para relajar el cuerpo

Sukasana con torsión

Sentado con las piernas cruzadas y aprovechando la verticalidad del cuerpo, giramos el tronco hacia la derecha, llevando la mano izquierda a la rodilla derecha, y el brazo derecho por detrás de la cintura. Giramos la cabeza hacia la derecha para profundizar la torsión. Después de varias respiraciones, volvemos al centro y giramos hacia el otro lado.

Setu Bandhasana

Tumbados boca arriba, apoyamos las plantas de los pies en el suelo. Inhalando elevamos la pelvis y la espalda del suelo, apoyamos las manos en la zona lumbar, bajo los riñones y empujamos suavemente la pelvis hacia el cielo.

Paschimottanasana

Siéntate en el suelo, y manteniendo las piernas estiradas y juntas, inclínate hacia delante, acercando el abdomen, pecho y rostro a las piernas. Inicia el movimiento en el sacro, estirando la columna vertebral al tiempo que desciendes.

Sarvangasana

Tumbados boca arriba, podemos colocar una manta doblada bajo los hombros. Al exhalar, elevamos las piernas y el tronco a la vertical. Apoyamos las manos cerca de los riñones. Mantenemos el cuerpo lo más vertical y con la mayor relajación posible.

Cuatro consejos para relajar la mente

¡A pasear!

Tal vez durante estas semanas disfrutemos de algunos días de vacaciones o el trabajo y la dinámica diaria sea más relajada, por lo que salir a pasear sin prisas y sin un rumbo definido sea más viable que en cualquier otro momento del año. Pasear durante media hora prestando atención a los sonidos, a la luz que nos envuelve, a todas las sensaciones del cuerpo, etc... puede resultar una auténtica meditación en movimiento.

Anotar por qué estar agradecido

Escribir sobre nuestros pensamientos o emociones puede ayudarnos a tomar conciencia de lo que realmente tenemos, permitiéndonos tomar distancia para apreciar la cantidad de cosas buenas que nos ha dado la vida. Tal vez, los aspectos más negativos y que más nos hacen sufrir pierdan un poco de fuerza...

En las reuniones familiares: aflojar las expectativas

Los medios de comunicación y la publicidad ejercen muchísimo poder en la sociedad. Sus mensajes calan profundamente en las personas, y eso incluye los valores familiares y sociales. Así que si tu familia no es como las de las películas, no te preocupes, ninguna lo es. Acéptalos tal y como son. Esto no significa que te resignes, sino que aceptes que no puedes cambiarles, y desde ese momento, posiblemente, sin la carga de "querer ser normales" todo sea más fácil.

Tratémonos con amabilidad

Para saber estar a la altura de las circunstancias con personas tóxicas o, simplemente, poco afines a nosotros, hemos de dar el paso de empezar a tratarnos a nosotros mismos con amor, amabilidad y compasión. Filósofos y científicos de todos los tiempos como Albert Einstein, estaban convencidos de que cualquier acto teñido de bondad creaba en el hombre mayor grado de creatividad, satisfacción y felicidad en su vida. Merece la pena probar, ¿no?

Os deseamos unas felices fiestas cargadas de ilusión, armonía y bienestar. Siempre podréis disponer de una relajación allá dónde os encontréis en Aomm.tv

Namaste.

EL HUFFPOST PARA UNIVERSAL PICTURES