Dos semanas de Elon Musk en Twitter: la bancarrota entra en escena mientras se van más directivos clave

Dos semanas de Elon Musk en Twitter: la bancarrota entra en escena mientras se van más directivos clave

El multimillonario termina con el teletrabajo de los trabajadores que aún quedan en la plantilla de la red social después de los despidos masivos.

Un trabajador de Twitter en la sede de la red social en Nueva York
Un trabajador de Twitter en la sede de la red social en Nueva YorkBrendan McDermid via Reuters

Se cumplen dos semanas desde que Elon Musk compró Twitter y desde entonces, las aguas bajan revueltas en las oficinas de al red social del pajarito azul. No solo por los despidos masivos -se ha deshecho de la mitad de la plantilla- sino también por los planes que tiene uno de los hombres más ricos del mundo para transformar su nueva compañía.

El último episodio de Twitter con Elon Musk como CEO se ha escrito en el primer email que el millonario ha enviado a los trabajadores que aún quedan a la empresa y en el que además de poner fin al teletrabajo, ha agitado el fantasma de la bancarrota, reconociendo que la quiebra es una posibilidad que no se puede descartar, tal como ha avanzado la agencia Bloomberg.

“Lamento que este sea mi primer correo electrónico a la empresa, pero no hay forma de endulzar el mensaje”, escribió Musk en el correo electrónico, en el que, tal como publican The New York Times, se pueden leer cosas como que”el panorama económico que se avecina para compañías como la nuestra es alarmante y el camino es arduo”:

Mientras, más directivos clave de Twitter abandonan el barco tras el desembarco de Elon Musk. Los responsables de seguridad y moderación de la red social, Yoel Roth y Robin Wheeler, se habrían sumado a la lista de altos cargos que han dejado la empresa después de presentar su dimisión. Estos dos cargos, precisamente, iban a formar parte del “Consejo de Moderación de Contenido” propuesto por el creador de Tesla.

Roth, encargado de controlar los discursos de odio en Twitter, presumía hace 24 horas de los logros alcanzados en la última semana: “Desde el sábado, nos hemos centrado en abordar el aumento de los discursos de odio en Twitter. Hemos conseguido algunos progresos cuantificables. Hemos eliminado más de 1500 cuentas y hemos reducido las impresiones de este contenido a casi cero”, explicaba en un hilo de la red social.

La jefa del departamento de Seguridad de la Información, Lea Kissner, en el cargo desde abril de 2021, tuiteó esta mañana que tomó “la difícil decisión de dejar Twitter”, aunque aún no ha expuesto sus razones.

Según medios como The New York Times o Forbes, hay más directivos de la unidad de privacidad y seguridad que se suman a las deserciones y ambos citan los nombres de Damien Kieran, director de Privacidad, y Marianne Fogarty, jefa de Conformidad (“compliance”), esta última, una de las “veteranas” de Twitter, a donde llegó en 2015.

Vender parte de Tesla para salvar Twitter

La situación financiera de Twitter ha sido uno de los aspectos que más han preocupado a los accionistas, anunciantes y al propio Elon Musk desde su llegada a la dirección de la red social. Tanto que él mismo anunciaba en su cuenta el plan de cobro de 8 dólares por verificar un perfil. El polémico primer paso para transformar la red social en una aplicación para todo, como la posibilidad de realizar envíos de dinero entre usuarios, tarjetas de débito y otros servicios bancarios.

El magnate, considerado el hombre más rico del mundo, dijo el pasado viernes que Twitter perdía cuatro millones de dólares al día y que por ello “no tenía más remedio” que proceder a despidos masivos, que han afectado, según varios medios, a prácticamente la mitad de su plantilla, de unas 7.500 personas en todo el mundo.

Además, para hacer frente a la compra y “salvar Twitter”, Elon Musk ha reconocido que ha vendido acciones de Tesla, rompiendo su promesa de no desprenderse de títulos del fabricante de automóviles eléctricos.  Según señaló este jueves la cadena de televisión CNBC, Musk reveló en una reunión los motivos de la reciente ventael 4 de noviembre de unos 19,5 millones de acciones de Tesla, por una valor de alrededor de 3.950 millones de dólares, pocos días después de que el empresario se hiciera cargo de Twitter.

Pero las acciones emprendidas por Musk para “salvar” Twitter, de momento, no han hecho más que perjudicar a Tesla. En lo que va del 2022, las acciones de Tesla han caído 52,31%, a pesar de que el fabricante de automóviles pasa por su mejor momento, con beneficios récord de 8.869 millones de dólares en los nueve primeros meses del año. Solo en la primera semana de control de Twitter por parte de Musk, las acciones de Tesla cayeron 16%.

Fin del teletrabajo en Twitter

Las renuncias de los directivos de Twitter no guardan aparentemente relación con la última orden dada por Elon Musk a los trabajadores de la empresa de retornar a sus oficinas y poner fin al teletrabajo.

La vuelta de los trabajadores a las oficinas desde hoy mismo se va a traducir en 40 horas semanales, “como mínimo”, salvo un impedimento físico de desplazamiento.