La infanta Elena, la leal y emocionada compañera de su padre en España

La hija mayor del emérito le ha recibido a los pies del avión con un cariñoso abrazo.
|

A las siete de la tarde de este jueves, el jet privado de la compañía Angola Bestfly en el que viajaba el rey emérito —en su primera visita a España después de 21 meses viviendo en Abu Dabi—, aterrizaba en el aeropuerto Internacional de Vigo-Peinador.

A los pies del avión, además de su gran amigo y anfitrión Pedro Campos, le esperaba su hija, la infanta Elena, con la que se ha fundido en un cariñoso y emocionado abrazo nada más poner un pie en tierra.

La hija mayor de Juan Carlos I aterrizó en la ciudad pontevedresa alrededor de la cinco de la tarde y ha sido recibida por la directora del aeropuerto en la sala de autoridades a la espera de la llegada de su padre.

Después de los saludos, los dos, acompañados por Pedro Campos y su mujer, han abandonado el aeropuerto en el coche de su anfitrión y han puesto rumbo a la casa que su gran amigo ha preparado en Sanxenxo para que el emérito descanse y participe en las regatas que se celebran en el club náutico.

Allí también se alojará la infanta durante este fin de semana y es el único miembro de la familia que le acompañará estos días, antes de que el lunes se encuentre con su hijo, Felipe VI, y el resto de la familia, según comunicaba Casa Real.

La reina Sofía, en Miami

A pesar de que han sido varios los viajes que las hijas del rey han hecho a Abu Dabi para visitar a su padre, este reencuentro es especialmente importante porque es la primera que vez que el emérito regresa a nuestro país desde agosto de 2020.

Elena, ojito derecho del rey Juan Carlos con la que disfruta de numerosas aficiones, compartirá con él cada hora de estos especiales días. Las que no estarán con ellos son la infanta Cristina, ni su nieta Victoria Federica, que hace unas semanas en una entrevista confesó que su abuelo es su “persona favorita del mundo”.

Tampoco habrá estos días reencuentro con su mujer, la reina Sofía, quien este miércoles viajaba a la ciudad de Miami para participar en los actos del quinto centenario del fin de la primera circunnavegación de Magallanes y Elcano. Precisamente allí, la madre del rey, a sus 83 años, ha dado toda una lección de estilo con un vestido largo azul y bordado de flores. Aunque Casa Real no lo ha confirmado, sí que se especula que ella sí estará en Marid cuando el emérito se reúna con su hijo.