El método 'curly' o cómo cuidar el pelo rizado

Estos son los trucos para peinar y tener bonitos tus rizos u ondas.
Una mujer con el pelo rizado.
Una mujer con el pelo rizado.

Tener el pelo rizado u ondulado nunca ha sido fácil. Ni de peinar, ni de lavar sin que quede encrespado. Una no se levanta con las pintas de Rihanna o de Shakira después de 8 horas durmiendo a pierna suelta, sino más bien como una mata de pelo de león pegada a un cuerpo humano.

De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda el ‘metodo curly’, una serie de tips o consejos para cuidar el pelo rizado y que luzca de la mejor manera posible a la vez que se cuida. Fuera planchas que rompen el pelo, adiós a soltar más melena que una mascota y a ese momento en el que los rizos no están definidos ni tampoco lisos y solo queda recurrir a un moño medio apañado por no volverse loca con el peinado.

Fue idea de la estilista estadounidense Lorraine Massey, que recopiló recomendaciones en una guía para mantener los rizos naturales. Publicó el libro Curly Girl The Handbook en 2011 y a partir de ahí empezó a crearse una comunidad de personas por todo el mundo que comparte sus resultados y experiencias en redes sociales con el hashtag #curlymethod o #métodocurly.

Hay muchas variantes de esta práctica y no todo el mundo la realiza de la misma manera. Hay quien sigue los consejos a rajatabla y quien va probando con cuáles se queda según va viendo su melena.

Pero, a grandes rasgos, esta es la mejor manera de cuidar tu pelo rizado:

Descubre qué tipo de rizo tienes

Tipos de rizo
Tipos de rizo

Lo primero que tienes que hacer es identificar qué tipo de rizo tiene tu cabello. La clasificación del cabello se hace, normalmente, en varios grupos: tipo 1 (liso), tipo 2 (ondulado), tipo 3 (rizado) o tipo 4 (afro).

Hay tres formas diferentes del cabello ondulado o de tipo 2, que suelen tener forma de “S”, se encrespa y a veces es difícil de distinguir.

Los cabellos de tipo 3 suelen tener rizos definidos y elásticos, un poco más cerrados que los del tipo 2.

El tipo 4 de cabello es directamente el pelo llamado afro, con rizos muy densos y pequeños.

Desintoxica el cabello

Antes de empezar el método curly o a cuidar tus rizos, tienes que limpiar tu cabello de todos los productos con siliconas que han contribuido a que el rizo o la onda desaparezca o a que el pelo quede más apelmazado. Es lo que se llama el ”último lavado” y se hace una o dos veces.

Para ello, se recomienda utilizar un champú con sulfatos, pero sin silicona ni otros productos tóxicos. Los sulfatos son un producto potente de limpieza que ayudarán a expulsar las siliconas y ceras que has estado utilizando durante todos estos años.

La idea es que, después de usar ese champú, te olvides de todos los que lleven sulfatos o siliconas. Después de este último lavado, para hidratar tu cabello, tendrás que usar una mascarilla, pero ya libre de productos dañinos, durante un mínimo de 30 minutos y un máximo de dos horas. Ya estás lista para empezar a cuidar tu pelo rizado.

Algunos productos aptos para éste último lavado pueden ser los de la gama de champús de Garnier Fructis Hair Food o la de Original Remedies, pero cualquier champú con sulfato y sin silicona sirve y es posible que tengas alguno por casa.

Lavar el pelo rizado

Una vez que has realizado el último lavado, estás preparada para empezar con el metodo curly. Quienes siguen el método proponen dos formas de lavado: el llamado cowash (el más recomendado entre las fieles del método) o el low poo.

El método cowash consiste en lavar el pelo con acondicionadores que contengan agentes limpiadores. Así que podrás olvidarte del champú diario. Se debe frotar bien con el acondicionador para que penetre en todo el cuero cabelludo y dejarlo actuar unos minutos. Con este método deberías lavar una vez al mes tu pelo con champú, por si quedan restos de productos que no se han aclarado correctamente.

El cowash se recomienda para los cabellos secos, muy rizados o teñidos.

Los productos que se pueden utilizar son muchos, siempre sin siliconas ni sulfatos. Por ejemplo, la gama Oil Dry & Itchy CoWash o la Coconut CoWash de As I Am. También la marca Cantu tiene un producto específico para el cowashing.

El método low poo es la otra opción y consiste en lavar el pelo con champús que no contengan sulfatos ni siliconas. Puedes añadir acondicionador, pero no es necesario.

Algunos productos aptos son el champú de As I Am Curl Clarity, el champú Blueberry Bliss de la marca Curls o varios de la gama Shea Moisture.

La hidratación

Es importante hidratar tu pelo rizado después de lavarlo. Puede ser con el mismo acondicionador que has usado para el cowash u otro. El truco es aplicarlo de medios a puntas y aclararlo con la cabeza hacia abajo y apretando tus rizos hacia arriba, un movimiento que en el mundo curly se conoce como mulli mulli.

También se puede usar una vez a la semana una mascarilla de hidratación profunda y aplicarla durante un tiempo de entre 30 minutos y dos horas. Es importante que peines el pelo en este punto, ya que es el único momento del proceso donde lo harás para no romper tus rizos.

Para hidratar, también existe el método leave in, que significa no aclarar -o no del todo- la mascarilla o el acondicionador. En estos casos, algunos productos aptos son el Kinky Curly Knot Today o las mascarillas de Garnier Hair Food.

Secar el pelo con definición

La definición del rizo depende de cada una. Puedes usar tus propios dedos al definirlo o dejar que se seque tal y como está al salir de la ducha. Para secarlo, se recomienda que sea al aire y no utilizar ningún aparato de calor. Pero si vas con prisa, puedes usar el difusor con aire frío y baja potencia.

La importancia de la (no) toalla

¡Fuera las típicas toallas que tenemos en casa! El tejido se carga el rizo. Por eso, se recomienda usar una de microfibra o una camiseta vieja para envolver tu pelo una vez salgas de la ducha.

Refrescar tus rizos

Es otra de las grandes preguntas. ¿Cómo hacer que tus rizos de ayer luzcan bien hoy? Pues refrescándolos y volviendo a definirlos. Puedes mojártelo con las manos por la mañana antes de salir de casa y volver a hacer el movimiento mulli mulli o usar un pulverizador de agua.

Si tus rizos se deshacen al dormir, puedes comprar una funda de almohada o un gorro de satén. Si pasas del satén hazte el peinado llamado piña: una coleta en la parte alta de la cabeza, para que tu rizo se dañe lo mínimo posible.

No tengas prisa ni te desesperes

El método no es de resultado inmediato. De hecho hay una etapa de transición en la que odiarás tu pelo, lo notarás seco o encrespado. Es normal, se empiezan a ver resultados a las cuatro semanas. También es común que tengas que probar los diferentes métodos de lavado y productos para dar con tus favoritos.

Pero vamos, ya estás lista para empezar.

Así cambian las famosas con el pelo al natural