BLOGS
14/04/2019 17:12 CEST | Actualizado 14/04/2019 17:12 CEST

Viajando podemos mejorar el planeta

Javier Godínez

Las primeras lecciones que aprendes cuando viajas a otros continentes y culturas es que, a pesar de todos los problemas de nuestra sociedad occidental, somos unos privilegiados. Lo normal en esta vida es nacer en un país que no te ofrezca seguridad, desarrollo ni libertades. Quien lo ponga en cuestión que se dé un paseo por África, Asia o América Latina y me lo cuente después.

El aprendizaje del viajero continúa cuando vas tomando conciencia. Empiezas a observar la realidad y lo que ves pone los pelos de punta. Los animales que hacen simpáticas acrobacias están explotados, los niños de las calles de África son souvenirs paraviajeros que buscan adulación en Instagram, las ciudades están llenas de mierda y los mares se ahogan en plástico. 

Hay viajeros que prefieren mirar a otro lado negando la realidad o minimizando el impacto. Otros intentamos viajar de forma responsable y desde el confort concienciar en nuestros blogs. También hay unos pocos que después de viajar por medio mundo y ver cómo el planeta se carcome a velocidad de banda ancha, deciden pasar a la acción. Bertolt Brecht llamó a esa gente los imprescindibles. 

Javier Godínez

Uno de esos imprescindibles es Javier Godínez. Un millennial informático de Torremolinos que decidió dejarlo todo para viajar por el mundo y contarlo desde su blog Vivir para viajar, antes de hacer las cosas para las que había sido programado: trabajar como Business Development Specialist en una empresa multinacional de turismo.

Javi es de los viajeros que no mira para otro lado. Empezó a buscar una fórmula para aprovechar la enorme energía que produce la simple acción de viajar. El desafío era conseguir que el tiempo y la movilidad que generan cientos de miles de viajeros de todo el mundo se transformara en una serie de acciones éticas, seguras y sostenibles para el planeta y las comunidades más vulnerables.

Como buen informático, ha creado una plataforma para facilitar la búsqueda de proyectos a aquellas personas interesadas en realizar viajes solidarios de forma independiente.  

Javier Godínez

Además de esto, Javi es de las personas a las que les gusta vivir experiencias en primera persona. En Agosto de 2018 participó como voluntario en un proyecto que consistió en la entrega de 175 filtros purificadores de agua en comunidades rurales de Ecuador. Pero se no quedó ahí, ya que haciendo uso de las herramientas que hoy en día están a nuestra disposición y mediante campañas de crowfunding, posicionamiento SEO y embaucar a media comunidad blogger, puso en marcha una segunda fase mucho más ambiciosa. En apenas unos meses, consiguió los fondos para ayudar a más de 300 familias y escuelas de Ecuador que quedaron fuera del proyecto por falta de recursos.

Esta campaña de dotación de filtros de agua había sido todo un éxito y en lo personal una experiencia increíble. Un gran viaje de varios meses que saca a relucir todas las virtudes que los viajes solidarios ofrecen: visitar lugares alejados de lo turístico, convivir con comunidades locales, aprender del país desde sus realidades (y no desde sus museos), mejorar vidas con un viaje, el cual vives y compartes en primera persona.

Una acción solidaria con la que presumir ante antiguos compañeros. Pero esa no es la forma de actuar de los imprescindibles. 

Javier Godínez

Javier se lanzó a crear un nuevo proyecto que no se limitara a una acción puntual en un lugar concreto. Partiendo de la idea de aprovechar la energía que genera la acción de viajar para revertirla en ayuda, creó Viaja, Disfruta y Ayuda, una ONG que no se limita únicamente a promover el turismo responsable y organizar programas de voluntariado.  

Cuando tomas un vuelo para ir a un nuevo destino, tienes la capacidad de facturar una maleta extra llena de material escolar, medicinas o filtros potabilizadores de agua. Tu tiempo como viajero es muy valioso y puedes usarlo para tumbarte en una playa a tomar el sol o hacer lo que hicieron Javi y sus amigos en Indonesia. Estando en Bali fueron un día a la playa a bucear y otro día fueron a retirar cientos de kilos de plástico con la organización local Trash Hero

Javier Godínez

El nivel de degradación al que ha llegado el planeta es tan grande que las acciones que se están llevando a cabo para revertir esta situación, además de tardías son aún muy pequeñas. Ser una persona que no deja huella ecológica ni impacto social cuando viajas es muy importante, pero no es suficiente. Empieza a ser necesario que nuestros viajes reporten bienestar a los países que visitamos. Como la ballena de plástico que construyeron en Costa Rica entre varios voluntarios, con el objetivo de concienciar sobre la importancia de reducir el uso de plásticos.

Si tienes pensado ir de viaje y quieres aportar algo de tu energía, tu tiempo o simplemente espacio en tu equipaje para llevar material, entra en la web de Viaja, Disfruta y Ayuda. Este click puede llevar agua potable a una escuela de Brasil.

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

ESPACIO ECO