BLOGS
10/06/2013 11:58 CEST | Actualizado 09/08/2013 11:12 CEST

Vettel y Alonso sobresalen en el GP de Canadá

Dos nombres propios para un fin de semana: Sebastien Vettel y Fernando Alonso. Los dos candidatos al título de campeón del mundo de Fórmula 1 consiguieron destacar en el Gran Premio de Canadá, con dos guiones bien distintos para cada uno de ellos.

Sebastien Vettel. Foto: Red Bull Media.

Dos nombres propios para un fin de semana: Sebastien Vettel y Fernando Alonso. Los dos candidatos al título de campeón del mundo de Fórmula 1 consiguieron destacar en el Gran Premio de Canadá, con dos guiones bien distintos para cada uno de ellos.

Vettel cerró ayer un fin de semana casi perfecto (se quedó sin la vuelta rápida). El alemán logró dominar en la pista mojada en la clasificación, y en carrera también sacó el machete para imponer un ritmo que nadie pudo seguir, logrando una cómoda victoria donde lo único que tuvo que hacer fue liderar la carrera de principio a fin.

Lo bueno para Vettel y sus seguidores es que se consolida como líder del mundial, y confirma lo que era de esperar: tan pronto Red Bull encontrara la manera de hacer funcionar a las ruedas y la estrategia, sería capaz de dominar. No es que el coche fuera descaradamente más rápido que el de sus rivales, pero sí se mostró completo en calificación, y también en carrera.

Con esta versión de Vettel será difícil evitar que no repita campeonato. Pero si algo hemos visto este año es que cuando la estrategia se complica (con los neumáticos como protagonistas), el equipo de Milton Keynes y el piloto se ponen nerviosos y la lían.

En todo caso, vimos en Canadá unos neumáticos Pirelli que hicieron un papel más digno que en otras ocasiones. Si bien los blandos no duraban nada (y los equipos ni tan siquiera los habían podido calibrar correctamente en los entrenamientos por las condiciones climatológicas), los duros representaron una goma sólida y fiable, que se eliminó como factor decisivo de la carrera, algo de agradecer.

Y si Vettel bordó su carrera de una manera brillante pero poco vistosa, Alonso bordó también la suya, pero de una manera más espectacular para los espectadores. El asturiano sólo logró ser sexto en la clasificación, y no parecía que la carrera fuera a ser un camino de rosas. Pero Canadá ya no es lo que era, y con el DRS y el KERS, adelantar ya no es misión imposible (¿recordáis aquel año en el que Alonso acabó cuarto con Renault detrás de un trenecito de coches que no se podían adelantar?).

Así que tirando de cualidades y de un coche que en circuitos rápidos como este destaca (basta ver las prestaciones de Massa para corroborarlo), Fernando logró minimizar daños en su lucha por el título mundial, al ser capaz de escalar hasta la segunda plaza por sus propios méritos.

¿Sorpresas? Nos quedamos con la enorme mejora de Mercedes-Benz, ya comprobada en Mónaco, y corroborada ahora en Canadá. Y es que Lewis Hamilton pudo completar una carrera en tercera posición que hace un par de meses no habría sido capaz de soportar. Y es que el coche ya no destroza ruedas como antes, aunque sigue sin ser tan consistente en carrera como para que Lewis luche en circuitos de este tipo por victorias descaradas.

Pinta que el Mercedes está en su mejor versión desde que llegó a la F1, pero el año que viene todo el trabajo invertido en este coche se perderá con el cambio de reglamento, así que no tengo yo nada claro que a la firma de la estrella le sirva seguir invirtiendo en el desarrollo de la máquina de 2013.

También nos sorprendió, a su manera, la actuación de Felipe Massa. Volvió a darse otro golpe en clasificación, pero esta vez cuajó una buena carrera remontando hasta la octava plaza y robando puntos a Kimi Raikkonen.

El finlandés es la decepción del Gran Premio. Sólo consiguió terminar noveno en una carrera donde se mezclaron problemas técnicos (el coche gastaba demasiado en carrera, y le pidieron que aflojara su ritmo), con rendimiento puro de la máquina. En una prueba donde no fue determinante el cuidado de neumáticos, vimos cómo el Lotus no tenía velocidad para brillar.

Y es que cuando se sacan las gomas como factor decisivo, Hamilton está más arriba, y Raikkonen deja de brillar tanto. Sea como sea, el finlandés sumó puntos, y sigue metido en la lucha por el campeonato, aunque a medida que pasan carreras, parece que el título es más una quimera.

Clasificación del mundial tras el GP de Canadá:

1. Vettel 132

2. Alonso 96

3. Raikkonen 88

4. Hamilton 77

5. Webber 69

6. Rosberg 57

7. Massa 49

8. Di Resta 34

9. Grosjean 26

10. Button 25

11. Sutil 17

12. Vergne 13

13. Perez 12

14. Ricciardo 7

15. Hulkenberg 5