BLOGS
18/10/2018 07:00 CEST | Actualizado 18/10/2018 07:00 CEST

No, la creatividad no es pensar 'out of the box'

Pixabay

Pese a décadas de investigación la creatividad sigue siendo uno de los fenómenos más elusivos que conocemos. Y pese a que existen innumerables definiciones de esta singular habilidad, lo cierto es que una de las que ha ganado más aceptación en el imaginario popular es, precisamente, una de las más desafortunadas. Se trata de la famosa expresión "think out of the box", que podríamos traducir como "pensar fuera de la caja".

Por mucho que quiera significar salirse de lo común, abandonar nuestros prejuicios o, incluso, abrirnos a nuevas experiencias, lo cierto es que la expresión es más bien desatinada, porque desconsidera características importantes de la creatividad que es preciso tener en cuenta.

Para entender por qué, hace falta conocer el origen de la famosa expresión. Viene de un juego de ingenio creado hace ya décadas, en el que se planteaba cómo unir estos nueve puntos con solo cuatro líneas:

Wikimedia Commons
Out of the box

La mayoría de las personas que intentan resolver este problema pasan por alto que su formulación no impide que las líneas salgan fuera de la "caja" delimitada por los nueve puntos. Superada esta limitación autoimpuesta, el problema tiene una solución relativamente sencilla:

Wikimedia Commons
Out of the box

Sin embargo, y pese al éxito del concepto, hay varios motivos por los cuales resolver este ejercicio se aleja bastante de una concepción verdaderamente amplia y rica de lo que constituye un acto creativo.

El primero de ellos es que considera que la creatividad existe únicamente al efecto de resolver un problema, y por tanto no contempla todas las manifestaciones que simplemente surgen de la necesidad de expresarse. Incluso un recorrido superficial por la historia revela que muchas de las creaciones que realmente han sido significativas nacieron de la pasión de sus creadores, y no necesariamente de la búsqueda de una solución a un problema, de una utilidad concreta o de un negocio lucrativo.

El segundo es que excluye una de las fundamentales características de la creatividad, que es la integración de la diversidad y el juego de contrastes. La creatividad habitualmente se nutre de la capacidad de mezclar elementos conceptualmente lejanos para provocar un resultado integrado y nuevo. Puede tratarse de objetos o ideas, de sabores o colores, de trazos o de artefactos, pero una pauta inequívoca de cualquier creación es siempre la relación o recombinación entre elementos o conceptos distantes.

La capacidad de crear del ser humano es la única que, junto con amar y creer, nos diferencia del resto de criaturas del universo

Sin embargo, el mayor problema de la expresión "think out of the box" es que olvida lo más obvio, y es que el fundamental resultado de la creatividad es la creación. En el caso del anterior juego de ingenio es verdad que se ha resuelto un problema, pero no hay ninguna obra, ningún concepto, ninguna idea nueva más allá de la simple solución a un problema. Solución que, por otro lado, tampoco es precisamente el colmo de la sofisticación o de la originalidad. Resolver no es crear, de la misma manera que solución y creación tampoco son lo mismo. Es más, es muy posible que los procesos mentales que llevan a la resolución de un problema sean muy diferentes a los que permiten la generación de una obra nueva, ya se trate de arte, ciencia o incluso de un producto comercial.

Una visión contemporánea de la creatividad debería, necesariamente, ampliar la restringida visión que la confina a la mera resolución de un problema y redefinirla como una habilidad que nace de la pasión y de la necesidad de expresarse. Una habilidad que proporciona una nueva visión, contrastando y combinando de manera sorprendente elementos conceptualmente distantes. Una habilidad que da como resultado una obra nueva, fresca y original: una irrefutable prueba más de la inenarrable capacidad del ser humano para crear. La única que, junto con amar y creer, nos diferencia del resto de criaturas del universo.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA HONEST