BLOGS
17/09/2015 07:46 CEST | Actualizado 16/09/2016 11:12 CEST

¿Proteger a los peces?

pezAbsolutamente todos los seres vivos deben ser protegidos. Para ello se debe investigar, fomentar la educación ambiental..., y hacerlo en los ecosistemas no es la mejor opción. Sin embargo, los grandes acuarios que se utilicen, entre otras cosas, para estos fines, deberían ser obligados a cumplir con una serie de objetivos y no permitírsele buscar sólo el beneficio económico.

Desde hace muchos años se habla de la importancia de la conservación de especies como el lobo, el oso, el buitre negro o el lince, y a su vez de la gran importancia que tienen algunos centros de recuperación y cría en cautividad (para posteriormente liberar en el campo). Por otro lado, los zoológicos en ocasiones cumplen también este papel y además contribuyen a la investigación y protección natural, aunque con grandes excepciones, como el zoo chino de Shenyang, que hace poco saltaba a los medios con buena parte de sus animales desnutridos y anteriormente también fue conocido por fabricar licor de tigre con sus animales, lo que desató de nuevo la polémica.

En España ahora ha nacido un debate similar, pero esta vez ligado a unos animales mucho menos conocidos, los peces. Hace unos meses comenzó en Las Palmas de Gran Canaria la construcción del acuario Poema del Mar, una gran instalación que aspira a tener medio millón de visitantes al año y crear más de trescientos puestos de trabajo directos. Este proyecto partió con una oposición bastante fuerte, ya que en todo momento algunos movimientos criticaban lo poco ético de ganar dinero a costa de los animales. Este Aquarium pertenece a su vez a Loro Parque, el conocidísimo zoo de Tenerife que ocupa el primer puesto de los más visitados de Europa, por lo que la polémica estaba servida. En el año 2009, una de las cuatro orcas de Loro Parque mató a uno de sus cuidadores. Este hecho, junto a la lucha ecologista por la liberación de los animales incentivó aún más la oposición a la nueva construcción en Gran Canaria. La empresa en todo momento ha reconocido que sólo serán acuarios de peces y no habrá ningún tipo de mamífero marino, lo que ha provocado la duda: ¿proteger a los peces como si fuesen un delfín?

Orcas del Loro Parque (Tenerife). A la derecha el primer ejemplar nacido en España. Fuente: Loro Parque

Desde hace años he conocido a fondo todos los grandes acuarios públicos de España y de buena parte del mundo, y no cabe duda que la protección debe existir, pero está poco reglada. Algunos zoos con su zona de agua y otros tantos dedicados únicamente a los peces, llevan a cabo una inigualable labor de investigación, conservación y educación ambiental. Día a día todos llevan a cabo controles de agua, alimentación..., y a su vez colaboran con centros de investigación o universidades. La pregunta es si eso debe hacerse o debería prohibirse: ¿deberíamos viajar a mar abierto para ver estos animales? En los últimos años se ha dado un gran crecimiento de embarcaciones que invitan a los turistas a ver en libertad ballenas, delfines o tiburones; Ciudad del Cabo (Sudáfrica) ofrece la posibilidad de sumergirte en alta mar, dentro de una gran jaula de metal para ver tiburones blancos; en España puedes ver cetáceos con varias empresas, tanto en la zona de Cádiz como en Canarias, lo que ha provocado que cada vez sea mayor el número de muertes por impactos de embarcaciones y a su vez se han denunciado casos de empresas que invitan a fiestas en barco mientras ves delfines, lo que en más de un caso ha acabado con intervenciones policiales en alta mar.

Hace unas pocas semanas Loro Parque era denunciado por una asociación animalista que lo acusaba de problemas de salud en sus orcas, algo que se ha desmentido categóricamente por parte de la empresa. Lo cierto es que a día de hoy, las instalaciones que tienen en Tenerife y las políticas de conservación son envidiadas a nivel mundial por algunos de los mejores zoológicos y Aquarium del mundo. Se han completado además con el proyecto "Animal Embassy" que alberga la clínica veterinaria, el laboratorio clínico y de cognición animal, con científicos del Instituto Max Planck de Alemania, y todo ello accesible al público. Hace poco pude asistir en persona a una ecografía rutinaria de una de sus orcas y conocer de primer mano todos los análisis y controles de alimentación que se hacen, y desde luego la percepción es altamente satisfactoria.

En la ciudad de Alicante el acuario de la Plaza Nueva, ubicado en la misma ciudad como una pequeña instalación, más próxima a la decoración de la plaza que al cuidado de los animales, fue cerrado hace unos días ya que sus 177 ejemplares murieron a causa de una bacteria, apareciendo a los pocos días pintadas reivindicativas a favor de la protección de los peces.

Pez payaso, una de las especies más común en los acuarios y más demandadas en tiendas de animales. Fuente: Elaboración propia

Dada la situación actual, debemos tener en cuenta que absolutamente todos los seres vivos deben ser protegidos. Para ello se debe investigar, fomentar la educación ambiental..., y hacerlo en los ecosistemas no es la mejor opción. Sin embargo, los grandes acuarios que se utilicen, entre otras cosas, para estos fines, deberían ser obligados a cumplir con una serie de objetivos y no permitírsele buscar sólo el beneficio económico. Muchos ya trabajan en esta dirección de proteger a los animales, pero otros tantos aún tienen carencias. El debate está servido: ¿qué opina?

ESPECIAL PUBLICIDAD