BLOGS
30/03/2013 10:01 CET | Actualizado 16/07/2013 16:18 CEST

'Glamping', o cómo conjugar el camping y el confort

Viajeros de todo el mundo muestran una necesidad creciente de pasar unas vacaciones originales, alternativas, que les permitan mantener una relación directa con la naturaleza pero sin perder las comodidades a las que están acostumbrados. Esta necesidad ha tenido una respuesta en el Glamping.

Detrás de este neologismo, contracción de las palabras glamour y camping, se esconde una "nueva" modalidad de turismo cada vez más solicitada por los viajeros. Fusión del turismo al aire libre y de los alojamientos más lujosos, el glamping permite un acercamiento a la naturaleza disfrutando al mismo tiempo de las prestaciones y de la comodidad de los mejores hoteles o casas rurales. Imagínate alojarte en lugares tan atípicos como una yurta, un tipi, una tienda de safari o una cabaña encaramada a los árboles. Es como volver a recordar nuestra infancia, en la que irse de campamento era la mayor de las aventuras, sin renunciar al confort que exigimos los adultos hoy en día.

2013-03-26-http:-www.toprural.com-Caba%C3%B1a-o-bungalow-El-Mirador-De-La-Mancha_20470-fotos_pc.html#fa-148504-glamping.jpg

El Mirador de la Mancha, Villarrubia de los Ojos, Ciudad Real. Fuente: Toprural.com

De los primeros safaris a los festivales de música

¿De dónde proviene este fenómeno turístico? Los primeros adeptos al glamping fueron viajeros ingleses o franceses, de principios del siglo XX, que viajaban a sus colonias y que se alojaban en lujosas tiendas de lona donde no faltaban los muebles y tapices de buena factura. Más cercanos a nuestra época están los festivales de música y las exigencias de los artistas que impulsaron esta modalidad de alojamientos, efímeros pero cómodos. Sólo faltaban emprendedores pioneros que vieran el gran potencial de esta nueva forma de viajar para que el glamping se abriera a un público cada vez más amplio.

¿Para Pihipiies o familias aventureras?

¿A quién va dirigido el glamping? ¿A pihippies urbanos en busca de contacto con la naturaleza o a familias con ganas de unas vacaciones distintas? A priori, el glamping podría ser considerado como un nuevo concepto de camping destinado a gente de clase acomodada que busca combinar las ventajas de una acampada con las de un hotel de alto standing. Una forma de beneficiarse del aire libre y de la naturaleza sin sacrificar el lujo.

Muchas ofertas de glamping incluyen prestaciones muy altas, dignas de un hotel de 5 estrellas: spa, masajes, equipos high-tech, etc. Sin embargo, y como en cualquier oferta hotelera, el abanico de precios es muy amplio: una noche en una yurta estándar costará obviamente mucho menos que una estancia en una tienda safari ultra equipada. Hoy en día no es difícil encontrar alojamientos de glamping a precios razonables y acordes con otras opciones más tradicionales. El glamping tiende a democratizarse, de hecho, el diario británico Daily Mail ya ha declarado el glamping como uno de los pilares de la clase media, describiéndolo como "la opción de la clase media para volver a la naturaleza sin dejar las comodidades del hogar".

¿Moda o nueva forma de hacer turismo?

¿El glamping corresponde a una moda efímera o estamos frente a una forma de hacer turismo que va a perdurar? Una cosa es segura, el glamping responde perfectamente a una nueva demanda de los viajeros: aliar naturaleza, respeto al medio ambiente, confort y personalización a precios razonables. Desde una perspectiva estratégica, el glamping responde a un intento de diversificación de la oferta de alojamientos vacacionales. Hoy más que nunca, desmarcarse de la competencia y proponer un producto distinto y original es la clave del éxito en un mercado cada vez más competitivo. El glamping parece adaptarse perfectamente a las nuevas exigencias del sector, por lo que podemos considerar que se trata de una oferta turística con futuro. Prueba de ello, el volumen creciente de las búsquedas del término "glamping" en Google en los últimos años.

¿Dónde ir de glamping?

Reino Unido es uno de los países que mayor oferta de alojamientos de glamping ofrece, junto con Estados Unidos o Francia. Por su parte, el mercado español ha ido creciendo en los últimos años, muchas veces impulsado por emprendedores extranjeros procedentes de otros países donde el glamping lleva más tiempo presente. Algunos medios ya se han hecho eco del fenómeno y publicaciones como Forbes o El Pais ya han publicado una serie de destinos y alojamientos donde se puede practicar el glamping. Por mi parte puedo recomendaros esta yurta situada en la provincia de Cádiz.

ESPACIO ECO