BLOGS
31/10/2014 07:01 CET | Actualizado 30/12/2014 11:12 CET

Halloween español: buñuelos, huesos de santo y panellets

todoslossantosLos recuerdos de mi niñez en estas fechas van ligados a las enormes bandejas de buñuelos de viento rellenos de crema pastelera que hacía mi madre y que desaparecían rápidamente. Éramos muchos a disfrutarlos. Pero si no quieres prepararlos, a continuación de la receta, te indicamos algunas pastelerías de Madrid.

En la gastronomía española numerosas fiestas religiosas van ligadas a unos determinados platos y, sobre todo, elaboraciones dulces. Los días 1 y 2 de noviembre, fiesta de Todos los Santos y de los Difuntos, están ligados a los buñuelos de viento, a los huesos de santo y a los panellets. Los huesos de santo son rollitos de mazapán rellenos de dulce de yema -y de otras pastas dulces de las que no hace falta explicar su simbolismo-. Para mi gusto, son los más complicados de elaborar.

Por otro lado, los panellets son típicos de Cataluña, Aragón, Valencia y Baleares. Se elaboran con una masa de almendra molida, pulpa de boniato cocida y triturada, azúcar, yemas de huevo y ralladura de piel de limón (como siempre, esta masa puede tener pequeñas variantes). Se les da forma en pequeñas porciones, se barnizan con clara de huevo, se ruedan sobre almendra picada, piñones... y se hornean. Con el tiempo, se han ido añadiendo otros ingredientes para variar su sabor; chocolate, café, pistachos.

El origen de los buñuelos (no exclusivos de estas fechas, porque dependiendo de la zona de España se elaboran en Carnaval, Semana Santa o en Navidad) está unido a varias teorías, e incluso lugares. Pero lo que sí está claro es que una masa frita, lo que tradicionalmente se conocía en nuestra gastronomía como fruta de sartén. Lo que me permito añadir es que lo efímero de la vida se puede relacionar con lo que dura un buñuelo en la boca. Hay otros que le dan un significado más inmaterial, pero mejor nos ceñimos a la gastronomía.

Los recuerdos de mi niñez en estas fechas van ligados a las enormes bandejas de buñuelos de viento rellenos de crema pastelera que hacía mi madre y que desaparecían rápidamente. Éramos muchos a disfrutarlos. Pero si no quieres prepararlos, a continuación de la receta, te indicamos algunas pastelerías donde los puedes comprar, tanto en Madrid como en otros puntos de la comunidad.

Receta

75 g. de harina

2 huevos

100 ml. de leche

50 ml. de agua

25 g. de mantequilla

25 g. de azúcar

Una cucharadita de levadura en polvo

Un pellizco de sal

Una cucharada sopera de brandy (opcional)

aceite de girasol para freír

Ingredientes crema pastelera:

3 yemas de huevo

100 g. de azúcar

2 cucharadas soperas de maicena

350 ml. de leche

Una cucharada de mantequilla

Azúcar glas

Elaboración:

Masa:

En una cazuelita vierte el agua y la leche. Agrega la mantequilla, el azúcar y la sal. Cuece a fuego vivo y vierte el brandy.

Cuando recupere el hervor retira del fuego y añade de golpe toda la harina mezclada con la levadura. Remueve rápidamente y vuelve a poner al fuego sin dejar de remover.

Una vez que la masa se separe de las paredes y haga casi una bola, retira del fuego.

Deja templar la masa diez minutos y añade un huevo entero. Mezcla rápidamente y, cuando lo haya absorbido, agrega el otro huevo y mezcla bien. Deja enfriar la masa del todo.

En una sartén honda vierte abundante aceite de girasol nuevo y calienta a fuego mediano.

Coge masa (del tamaño de una avellana grande) con una cuchara de postre, y empuja con otra cucharita y deja caer en el aceite caliente. No eches más de cinco o seis bolitas.

Deja que ellos solos se frían y se den la vuelta. Sácalos con una espumadera y pásalos a un escurridor. Transcurridos unos segundos, pásalos a una fuente.

Para rellenarlos, dales un corte con una tijera dejándolos como si fueran una cajita. Si dentro hay un poquito de masa cruda, elimínala.

Rellena colocando en su interior la crema que cogerás con una cucharita o con una manga pastelera de boquilla ancha.

Crema:

Bate las yemas con el azúcar.

Agrega la maicena y mezcla.

Vierte la leche en la masa poco a poco y mezcla.

Cuece al baño maría hasta que espese mucho.

Retira del fuego y añade la mantequilla. Mezcla bien.

Rellena los buñuelos y espolvoréalos con azúcar en polvo para servirlos.

Hay muchísimas pastelerías , pero os dejo algunas que conozco, y donde podéis comprar buñuelos, huesos de santo y panellets .

Domca. C/ San Sebastián, 9- Becerril de la Sierra (Madrid)

Nunos. C/ Narváez, 63- Madrid

La Mallorquina. Puerta del Sol, 8 - Madrid

San Onofre. C/San Onofre, 3 - Madrid

Shiray. C/ Ibiza, 64- Madrid

Viena Capellanes. (numerosas tiendas en Madrid)

Casa Mira. Carrera San Jerónimo, 30 - Madrid

Paco Pastel. Dos pastelerías: C/ Pozas, 181 y Plaza de la Constitución. San Lorenzo de El Escorial (Madrid).

Pyma. C/ San Roque, 31 - Guadarrama (Madrid)

Hernández. C/ Real, 15 - Collado Villalba (Madrid)

EL HUFFPOST PARA IKEA