Armengol defiende "el diálogo" en política con la Constitución como "punto de encuentro"

Armengol defiende "el diálogo" en política con la Constitución como "punto de encuentro"

Entre los murmullos de la derecha y algún que otro grito, Armengol reclama a los diputados "evitar la degradación del parlamentarismo" y ejercer "la empatía".

Francina Armengol, presidenta del Congreso, durante la apertura de las Cortes, junto al rey Felipe VI.Europa Press via Getty Images

Como se había adelantado, la presidenta del Congreso, Francina Armengol, ha elaborado un discurso en pro del diálogo y la concordia durante la jornada de la apertura de las Cortes Generales en la Cámara Baja, sesión a la que ha asistido, como corresponde, el rey Felipe VI, quien también ha intervenido. 

Entre algunos murmullos y algún que otro grito desde la bancada de la ultraderecha, Armengol ha defendido el "diálogo" entre los diferentes, así como la "empatía" en política, pero "siempre" con "la Constitución como punto de encuentro". 

"Los representantes no siempre comparten la misma realidad, que está sujeta a interpretaciones", ha expresado la presidenta del Congreso, generando los primeros gestos de algunos diputados de la derecha. 

Armengol ha asegurado que "el parlamentarismo es la espina dorsal de una democracia" y que "a través de él, el pueblo ejerce su poder" y es "un elemento indispensable para la libertad de nuestras sociedades". 

En este sentido, la presidenta del Congreso ha reclamado a sus señorías "evitar la degradación del parlamentarismo y su desaparición". Después, recordando al desaparecido Manuel Marín, expresidente del Congreso, ha recordado que no se debe "olvidar que la Constitución fue, es y será siempre nuestro punto de encuentro". 

Las palabras de Armengol han generado murmullos entre la derecha y la extrema derecha en un contexto en el que la ley de amnistía, pactada por PSOE y Sumar con los partidos independentistas catalanes para la investidura de Pedro Sánchez, es el gran tema de confrontación política al inicio de esta legislatura. 

De hecho, esos murmullos se han escuchado perfectamente cuando la presidenta del Congreso ha asegurado que hay muchas "democracias erosionadas por el empeño de algunos" y ha pedido esfuerzos "por preservar la nuestra". 

Por eso, Armengol ha defendido la legitimidad del resultado electoral y ha criticado a quienes distorsionan la realdidad o cuestionan "los valores democráticos", algo que, dice, "sólo va a aumentar la desafección hacia la política". Ha lamentado el "ruido" del que "adolece el parlamentarismo" y ha reclamado a sus señorías —alguno de ellos ha vociferado en pleno discurso— "dar ejemplo desde la transparencia y el respeto".