La discoteca incendiada de Murcia tenía una orden de cese de actividad desde enero de 2022

La discoteca incendiada de Murcia tenía una orden de cese de actividad desde enero de 2022

El ayuntamiento no autorizó la división de la discoteca Teatre, que dio lugar a la puesta en marcha sin licencia de Fonda Milagros

Vista de la 'zona cero' de la catástrofe en el polígono de ocio murciano.EFE/ Marcial Guillén

La discoteca Fonda Milagros, devorada este domingo por un incendio que provocó la muerte de 13 personas, tenía vigente una orden de cierre desde enero de 2022, según ha informado este lunes Antonio Navarro, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Murcia.

El cese de actividad se aprobó una vez que los gestores de la discoteca Teatre, ahora contigua a la Fonda Milagros, decidieron dividir el recinto para crear dos espacios diferenciados. Una operación para la que necesitaban una nueva licencia de apertura, dado que ambos lugares operaban con nombres comerciales distintos y tenían también accesos al público independientes.

En concreto, ha explicado el concejal, la sociedad presentó en junio de 2019 una comunicación para dividir el local en dos. El 10 enero de 2022, sin embargo, se dictó una orden de cese de actividad por parte del ayuntamiento al entender "que la modificación del local requería de una nueva licencia", ha dicho Navarro a los medios en una rueda de prensa en la que también ha estado presente el concejal socialista Andrés Guerrero, que ocupó la concejalía de urbanismo la pasada legislatura.

La discoteca presentó un recurso ante esta decisión que fue desestimado en marzo de 2022 y, siete meses después, el gobierno local requirió al servicio de Inspección que ejecutara el cese. "Desde esa fecha, Teatre y La Fonda han funcionado sin autorización", ha señalado Navarro.

Su antecesor en el cargo ha señalado que el cese se decretó porque la documentación presentada no se había correspondido con la actividad, tras lo que se pidió a la inspección que actuara para llevar a cabo el cierre de ambos locales. A juicio del exconcejal, la única responsable de lo ocurrido este domingo es "la empresa", ya que "a pesar de las comunicaciones efectuadas para cerrar los locales hizo caso omiso".

  El último balance arroja un total de 13 muertos en los devastadores incendios registrados en discotecas de Murcia.EFE/ Marcial Guillén

Tras dar a conocer estos datos, Navarro ha asegurado que el consistorio se personará como acusación particular en este proceso y que llegarán hasta el final al exigir "la depuración de todas las responsabilidades del expediente". Y al ser preguntado sobre si el Ayuntamiento tenía constancia de que tanto Teatre como La Fonda estaban abiertos, el teniente de alcalde ha dicho que no disponían de esa información pese a que ambos locales se publicitaban de forma habitual a través de sus redes sociales. 

Fonda Milagros era un local de música dirigido al público latinoamericano con una decoración en la que destacaban sus luces de neón. En algunas de las imágenes publicadas por los responsables de la discoteca en Instagram se puede apreciar que también era habitual el uso de bengalas en el interior del recinto para alguna celebración.

En un comunicado publicado en redes sociales, los gestores han expresado sus condolencias a los familiares de las víctimas y aseguran que están "colaborando" con las autoridades competentes para el "esclarecimiento de los hechos". 

La sala Teatre ya sufrió otro incendio en 2009 en el cableado de su fachada, lo que obligó al desalojo de unos cincuenta clientes. En esa ocasión, no hubo víctimas mortales. 

La patronal española Spain Nightlife y la Asociación Internacional de Ocio Nocturno (International Nightlife Association) han pedido que se depuren responsabilidades si, en la investigación abierta, se demuestra que hubo alguna negligencia que favoreció el incendio.