BLOGS
15/01/2018 07:29 CET | Actualizado 15/01/2018 07:29 CET

Vino y salud

Unplash

Es muy frecuente leer artículos en los que se anuncian con grandes titulares los beneficios que el consumo de vino tiene para la salud. Se nombran sus propiedades antioxidantes contra el envejecimiento, cómo puede prevenir el cáncer e incluso cómo la piel puede estar más tersa en las personas que consumen vino.

Estoy convencido de que también has escuchado lo contrario, cómo el vino puede causar la destrucción de la vida, ocasionando enfermedades del hígado y el riñón e incluso mentales.

¿Qué hay de verdad en todo esto y por qué se dan estas posturas tan encontradas?

Si me acompañas, podemos charlar unos minutos sobre cómo te puede afectar el consumo del vino. Igual, como es muy frecuente en la vida, podemos encontrar un punto medio en el que disfrutemos del vino, sin que nos perjudique. ¿Me acompañas?

LA PARADOJA FRANCESA

Todo esto comenzó a principios de los años '90, con lo que se llamó la paradoja francesa. En unos análisis estadísticos se comprobó que las afecciones por enfermedades cardiovasculares tenían una incidencia menor en Francia, que en otros países como Estados Unidos. Hasta aquí todo bien, ¿verdad?

El caso es que nuestros amigos franceses no se distinguen por comer muy sano. A pesar de que la comida francesa tiene una fama más que justificada, la verdad es que las salsas con base de mantequilla o nata son muy frecuentes. No es una comida muy sana.

Otro dato en contra de los franceses es que tienen un índice de tabaquismo más alto que otros países con los que se les comparaba.

¿Qué estaba pasando?

Buscando un factor que diferenciara las costumbres francesas se comprobó cómo nuestros vecinos acostumbran a tomar una copa de tinto en las comidas.

Alguna empresa vitivinícola debió ver el "chollo" y encargó análisis de los componentes del vino, que pudieran ofrecer una explicación. Rápidamente salieron a la luz los efectos antioxidantes y beneficiosos del reverastrol,uno de los componentes del vino.

Aunque no había indicios científicos demostrados, los artículos reflejando los increíbles beneficios del consumo moderado del alcohol empezaron a proliferar. Los experimentos médicos bajo criterios científicos, pagados generalmente por asociaciones que defendían uno y otro punto de vista también crecieron a buen ritmo.

PROPIEDADES QUE SE ATRIBUYEN AL VINO

Veamos cuales son estas propiedades que se trata de demostrar que tiene el vino, gracias a unas sustancias, los taninos, que están presentes de forma especial en la piel de la uva.

Propiedades cardiovasculares

Los primeros estudios se dirigierona los componentes no alcohólicos del vino, especialmente a los taninos. Son una sustancia que proporciona un característico amargor algo secante a determinados vinos. Se perciben con facilidad en las encías y la lengua.

Unplash

Los taninos proceden de la piel y las pepitas de la uva y también de la crianza en madera.

Se descubrió que uno de los componentes tánicos de la uva, el resveratrol tiene la capacidad de proteger las proteínas del HDL (el colesterol bueno) de la oxidación.

¡La paradoja francesa tenía explicación! Los franceses tenían mejor salud que sus vecinos del norte por tomar una copa de vino tinto en las comidas.

¡Ojalá! Me temo que no está tan clara la cosa. Sigamos investigando.

¿Antienvejecimiento?

Otra de las propiedades teóricamente beneficiosas que se han atribuido al consumo moderado de vino es que actúa sobre los "radicales libres", que teóricamente son responsables del envejecimiento y del endurecimiento de las arterias, la arteriosclerosis.

Teóricamente, el resveratrol es capaz de estimular la sirtuina, una enzima que regula el envejecimiento de las células de todos los seres vivos. Esto haría que el consumo, siempre moderado, de vino tinto retrase el envejecimiento y ayude a prevenir enfermedades como el Alzheimer. Un chollo, ¿verdad?

ALGUNOS EXPERIMENTOS REALIZADOS

Veamos qué dicen los estudios científicos realizados. Como vas a darte cuenta con facilidad, los resultados dependen mucho de la finalidad perseguida.

Estudio del Hospital Clínico de Barcelona

Encabezado por el Dr. Ramón Estruch, un equipo del Hospital Clínico del Barcelona realizó un ensayo clínico sobre 67 voluntarios con elevado riesgo cardiovascular.

Estos hombres fueron divididos en tres grupos, que recibieron 30 gramos de alcohol en forma de vino tinto (aproximadamente dos copas de vino), la cantidad equivalente de mosto o 30 gramos de alcohol por día de ginebra.

El resultado fue que tanto el alcohol como las sustancias no alcohólicas contribuyen por separado a las propiedades antiinflamatorias del vino tinto. Esto podría contribuir, según este estudio, a los beneficios que se atribuyen al vino en las fases iniciales y la progresión de la arteriosclerosis.

El estudio no es concluyente, como habrás deducido con facilidad de ese "podría".

Experimentos alemanes sobre el resveratrol

En Alemania se llevaron a cabo estudios centrados en la cantidad de resveratrol que sería necesario para que tuviera efectos positivos para la salud. Los resultados a que se llegó fue que para que el resveratrol tuviera alguna incidencia habría que beber el equivalente a mil botellas de vino tinto diarias.

Te aseguro que si bebes mil botellas un día, el envejecimiento no va a ser tu problema...

Los descubrimientos estadounidenses

Los científicos americanos tampoco han escapado a la marea de estudios que relacionan vino y salud. Lo malo es que la mayoría de ellos son meramente estadísticos y no aportan tampoco datos concluyentes.

En uno de ellos efectuó un seguimiento a veinte mil mujeres durante trece años para tratar de llegar a conclusiones que relacionaran el consumo de vino y la obesidad. El estudio concluyó que las mujeres que consumían una o dos copas de vino tinto al día eran menos propensas a tener exceso de peso que el resto.

Unplash

Otro de los estudios se centró en determinar los posibles efectos positivos del famoso resveratrol en personas sanas. Hay que tener en cuenta que el comercio de esta sustancia en pastillas, como suplemento alimenticio genera en Estados Unidos millones de dólares.

Las conclusiones a que se llegó en esta investigación pusieron en duda el efecto beneficioso del resveratrol en personas sin enfermedades.

CUÁNTO Y CUÁNDO TOMAR VINO

Como ves no hay quien se ponga de acuerdo y los fuertes intereses comerciales hacen que sea difícil llegar a una conclusión válida.

Mucho me temo que recomendar el vino por sus propiedades beneficiosas para la salud, no tiene mucha base.

¿Qué hacemos entonces? ¡Beber para disfrutar el vino! Por supuesto, con moderación.

Yo estoy haciendo lo que sigue a continuación, teniendo en cuenta que estoy sano y que cada año, paso una revisión médica para ver cómo anda mi hígado.

Vino en las comidas

Suelo beber vino en las comidas, casi siempre tinto.

Si es cierto que el vino tiene propiedades beneficiosas, los indicios llevan a pensar que éste se debe a los taninos, que sólo están presentes en los tintos. El sistema de elaboración de estos vinos, en los que se macera el mosto con las pieles, hace que se transfieran los taninos de los hollejos al vino.

Durante las comidas la absorción del alcohol se produce de forma más lenta, por lo que el riesgo asociado a su consumo también es menor.

No más de un par de copas

Tomar más de dos copas de vino supone un riesgo cierto de enfermedades del hígado, renales y especialmente de alcoholismo. En algunas reuniones con los amigos y si no voy a conducir, he tomado ocasionalmente más de dos copas. Nunca mucho más. Lo que hago es unos días después desintoxicar el cuerpo sin beber nada alcohólico.

Unplash

Lo cierto es que beber vino me encanta y para nada quiero poner en riesgo mi salud, ni la posibilidad de que por una enfermedad tenga que dejar de beber por completo.

No concibo una reunión con amigos o una buena comida sin una copa de buen vino. Lo que es completamente cierto es que en cantidades moderadas desinhibe, hace que las conversaciones sean más agradables y fomenta la amistad.

Bebe, pero con moderación

Y ten en cuenta que se disfruta mucho más si se bebe con conocimiento. ¿Sabes, por ejemplo, cual es la característica común a todos los vinos de calidad? ()

Nos vemos la semana próxima y si tienes algún tema del que te gustaría conocer más. No lo dudes. ¡Házmelo saber!

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs