NOTICIAS
30/05/2012 14:14 CEST | Actualizado 16/09/2012 19:27 CEST

Perdonar el IBI a la Iglesia le cuesta a Madrid 4,9 millones de euros

El Ayuntamiento de Madrid deja de ingresar al año unos 97 millones de euros por las diferentes exenciones del IBI, de los que 4,9 millones, el 5,1% del total, corresponden a las entidades religiosas, casi en su totalidad a la Iglesia Católica, han informado este miércoles fuentes municipales.

El consistorio asegura que las exenciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) aplicadas a la Iglesia Católica son 'obligatorias' por el Concordato con el Vaticano de 1979, que tiene la naturaleza de tratado internacional. Según este acuerdo, el Ayuntamiento no cobra el IBI a templos y capillas destinadas al culto; dependencias y edificios anejos que se usan para la actividad pastoral; residencias de los obispos, los canónicos y los sacerdotes; ni locales destinados a oficinas, la curia diocesana y a oficinas parroquiales.

De este impuesto también se libran los seminarios destinados a la formación del clero; universidades eclesiásticas que impartan enseñanzas eclesiásticas; y edificios destinados a casas o conventos. La organización Caritas también se ve exenta de pagar el IBI por tratarse de una entidad sin fines lucrativos.

NI TELEFÓNICA, NI EL RITZ...

Según fuentes municipales citadas por EFE, de los 97 millones que el Ayuntamiento deja de recaudar por este tipo de exenciones, el grueso lo componen empresas como Telefónica y hoteles como el Ritz o el Palace, que no pagan IBI al ocupar edificios considerados históricos.

Del IBI están exentos asimismo todos los inmuebles del Estado, la Comunidad de Madrid y el propio Ayuntamiento destinados a Sanidad, Educación, fines penitenciarios y Defensa. También las embajadas y consulados, siempre que exista reciprocidad en este tratamiento fiscal entre los dos países, y los edificios de la Cruz Roja Española.

El 25 de octubre de 2010, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid acordó por unanimidad, a propuesta de IU, instar al Gobierno a que compense a las administraciones locales cuando se aprueben beneficios fiscales, exenciones o bonificaciones en los tributos locales, incluido el IBI, que repercutan en la financiación municipal.

Aquel día, el entonces delegado de Hacienda informó de que sólo el aeropuerto y las estaciones de ferrocarril dejaron de pagar 5 millones de euros de IBI. Lo mismo sucede, dijo, con algunos establecimientos de lujo en edificios histórico artísticos que solo en 2010 dejaron de pagar por valor de 30 millones de euros. Otros 13 millones se los ahorraron en 2011 entidades sin ánimo de lucro; Renfe dejó de abonar 5 millones de euros y las embajadas 3,2 millones más.

NUEVOS TIEMPOS