POLÍTICA
17/06/2012 22:06 CEST | Actualizado 17/06/2012 23:53 CEST

Marion Le Pen: la nieta de Le Pen consigue un escaño para el ultraderechista Frente Nacional (FOTOS)

AFP

La tercera generación de la saga Le Pen es la responsable de que el ultraderechista Frente Nacional vuelva a la Asamblea Nacional francesa. El partido accede por primera vez a la Cámara Baja desde 1988 y no ha sido su líder, Marine Le Pen, sino la pequeña de la saga, su sobrina Marion Maréchal-Le Pen, la que consigue un puesto en primera línea política a sus 22 años, en unas elecciones legislativas en las que los socialistas galos han logrado la mayor victoria de su historia.

"Soy candidata a diputada para lavar el honor de mi abuelo", ha repetido Marion Le Pen, que todavía está estudiando Derecho, durante la campaña, en alusión a las acusaciones sobre la profanación de un cementerio judío que desde 1990 persiguen a Jean Marie Le Pen. "El futuro a partir de ahora es nuestro", indicó la voz de la tercera generación de los Le Pen, quien se mostró orgullosa de ser "la portavoz de la juventud francesa"

Abuelo y tía han reconocido la derrota del partido, pero han resaltado el auge de la benjamina. Así es la joven política que ha conseguido que la ultraderecha vuelva al parlamento francés desde la circunscripción de Vaucluse, en el sureste del país, donde milita desde los 17 años:

  • Esta estudiante de Derecho (en la universidad ASSAS-Pantheon de París, conocida por su ideología derechista) se convierte en en la diputada más joven en entrar en la Cámara Baja francesa, tras los pasos de su abuelo Jean-Marie, que en 1956 también ingresó como el cadete de los diputados, con 28 años.
  • Rentabilizó unas lágrimas en público. A los 20 años se presentó a unos comicios para el Consejo de Saint Cloud. No conquisto escaño, pero logró atención mediática. Lloró en mitad de una entrevista televisiva cuando un periodista le instó a que explicara su programa social. Y las lágrimas no le fueron nada mal: conseguía romper la imagen gélida del clan Le Pen y contribuía a cambiar la marca de la familia.
  • Su juventud y su cara angelical conectan con la imagen más fresca del partido ultraderechista que ha querido promocionar -aunque sin resultados para ella- su tía Marine, hermana mayor de su madre y presidenta del FN, partido que logró los mejores resultados de su historia en las pasadas presidenciales.
  • Tiene amigos en el partido comunista. A su abuelo no le hace gracia, pero es parte de la imagen de Marion, que antes de ingresar en el Frente Nacional estudió el ideario comunista y que reconoce que se sintió atraída por el discurso de Nicolás Sarkozy en sus primeros años como presidente, según recoge Efe.
  • Es contraria a la pena de muerte. La representante de la tercera generación de los Le Pen en la política no se ha mordido la lengua para criticar algunas de las propuestas del FN, como la de restaurar la pena capital. Sí comulga con los principales puntos, como la lucha contra la inmigración o el proteccionismo de la identidad francesa.

SOMOS LO QUE HACEMOS