INTERNACIONAL
16/07/2012 17:21 CEST | Actualizado 16/07/2012 18:00 CEST

El crecimiento y el empleo podrían no recuperarse hasta 2025

EFE

"La única pregunta que debe importarnos es: ¿Servirá de algo? ¿Servirán de algo tanta estrechez y tantas apreturas? La respuesta es "sí", con toda rotundidad. Yo no tengo ninguna duda, Señorías. No ocuparía este puesto si la tuviera. Estoy convencido de que al final del sacrificio nos espera la recompensa". Mariano Rajoy, miércoles 11 de julio, Congreso de los Diputados.

La pregunta es cuándo. Cuándo llegará ese "al final" al que, a la hora de anunciar el mayor recorte del déficit de la democracia, se refirió el presidente del Gobierno.

El Fondo Monetario Internacional pronosticó este lunes que en 2013 España seguirá en recesión, desbaratando las expectativas del Gobierno, que confiaba en que fuese el año de la recuperación.

Por su parte, el Consejo Económico y Social (CES) cree que, más allá de las previsiones a corto plazo, España no podrá recuperar los niveles de crecimiento y empleo de 2007, los previos al estallido de la crisis, hasta 2025. Eso, en "el mejor de los casos", afirmó Marcos Peña, su presidente.

Según Peña, la "suposición más optimista" pasa por confiar en que tras el verano los problemas del sistema financiero entren en vías de solución, para que pueda vislumbrarse "la salida" y se genere una sensación en el último trimestre del año de que la recuperación económica es posible, aunque con destrucción de empleo significativa. "En el mejor de los supuestos, podría no destruirse empleo neto en 2013", aseguró en una conferencia pronunciada en un curso de verano. "Sería un éxito descomunal, aunque subiera el paro ese año', según él.

NUEVAS Y PEORES PREVISIONES DEL FMI

La subida del desempleo y una recesión suave es precisamente lo que auguran las instituciones internacionales para 2013. El nuevo informe del FMI, presentado este lunes, prevé que la economía se contraiga un 0,6% en 2013, aunque también pronostica una caída menor en este año (del 1,8 que preveía en abril al 1,5%) con respecto a sus últimas estimaciones. Todo ello sin contar con el efecto de los últimos recortes anunciados la semana pasada por el Gobierno, que según los analistas agravarán la recesión, por lo que la cifra podría todavía empeorar.

En abril, la institución internacional calculaba que la economía española estaría estancada en 2013, con un crecimiento del 0,1% en el conjunto del año. La Comisión Europea, por su parte, cree que la economía española se contraerá un 0,3% en 2013 y que el paro continuará subiendo, hasta el 25,1% en todo el año.

EL GOBIERNO SE QUEDA SOLO

Aunque el Ejecutivo en ningún momento ha hecho gala del optimismo a la hora de describir las perspectivas de futuro, el nuevo anuncio del FMI y las estimaciones de Bruselas ponen en entredicho las últimas declaraciones públicas del ministro de Economía al respecto.

En mayo, Luis de Guindos aseguró que 2013 traerá "rayos de esperanza" ya que la economía registrará, por primera vez desde 2007, superavit primario, es decir, en el saldo de ingresos y gastos del Estado, excluyendo los intereses de la deuda. En abril, De Guindos pronosticó un crecimiento del 0,2% para el mismo ejercicio y un paro por debajo del 25%.