ECONOMÍA
18/07/2012 11:32 CEST | Actualizado 18/07/2012 12:01 CEST

Montoro dice que "no hay dinero" para pagar a los funcionarios "si no se sube la recaudación" (VÍDEO)

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, asegura que si no se suben los impuestos y se aumenta la recaudación, no se podrá pagar los salarios de los funcionarios.

En la sesión de control al Gobierno del Congreso de los Diputados, Montoro ha respondido así a la diputada del PSOE Meritxell Batet, quien le ha preguntado por la eliminación de días de libre disposición y de la paga extra de Navidad a los empleados públicos.

Batet también ha acusado a Montoro de "devaluar" lo público con su discurso y con sus medidas "simplistas", y le ha emplazado a corregir las deficiencias que detecte, en lugar de a generar "desconfianza" sobre el colectivo y a "estigmatizarlo" con medidas que no suponen ahorro.

"Ellos [los empleados públicos] saben mejor que nadie que no hay dinero en las arcas públicas y que su sueldo depende de los impuestos y, si no sube la recaudación, estamos en riesgo de pagar esas nóminas y eso es lo que está sucediendo en las comunidades y en las corporaciones locales", ha replicado el ministro. "Estoy convencido de que los funcionarios lo saben y son los primeros que en su predicamento, en su conducta y en su trabajo de cada día están dispuesto a sacar a España adelante", ha añadido Montoro.

"UN MAL Y UN MAL PEOR"

La coyuntura económica, la herencia recibida... El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha vuelto a acudir a los mismos temas para justificar los recortes presentados el pasado miércoles. "El Ejecutivo no puede decidir entre un bien y un mal, sino entre un mal y un mal peor", ha dicho Rajoy en respuesta al líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El dirigente socialista le ha preguntado por las consecuencias de los recortes, que ha rechazado de plano porque suponen dejar de lado a los parados y a los dependientes "recortando salvajemente" los salarios de los empleados públicos y "machacando" con impuestos a los trabajadores. Medidas que para Rubalcaba generarán "más injusticias y más sufrimiento". "Ya que admite que no es capaz de crear empleo a los españoles, al menos no les recorte el desempleo y la dependencia porque va a llevar a mucha gente al borde de la desesperación", ha aseverado.

Rajoy, en su turno de réplica, ha justificado los recortes por el elevado déficit y por la alta deuda externa. "No podemos gastar lo que no tenemos porque no nos lo dan. Nos estamos gastando 30.000 millones en intereses de la deuda y eso no nos permite hacer muchas de las políticas que a usted y a mi nos gustaría hacer", ha dicho. Después, ha reprochado las críticas de Rubalcaba. "Si no puedo bajar los gastos y subir los ingresos, ¿me puede explicar usted cómo se puede reducir el déficit público?", se ha preguntado, cosechando un fuerte aplauso de la bancada popular.

Antes, el presidente del Gobierno ha contestado al líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, quien le ha preguntado por cuántos empleo cree que se crearán con las medidas de recorte. "La economía española tiene debilidades. Se pueden hacer cambios mínimos, como hasta ahora, que nos llevarían a una situación peor, o una política que corrija los desequilibrios. Hemos optado por esta última, para ganar medio plazo. Es la más difícil y dura, pero es la más responsable para crear empleo".

Lara le ha reprochado que en campaña anunciara creación de empleo y que ahora las previsiones sean de 600.000 parados más. "El paquete de recortes destruirá más de 200.000 empleos", ha asegurado el líder de IU, quien teme "más de un millón de empleos" destruidos en el próximo año. "¿Quién pare esas ideas tan cínicas? ¿Por qué castiga a empleados públicos? ¿Por qué castiga a la mayoría subiendo el IVA?", se ha preguntado Lara, quien le ha pedido "un buen plan de empleo" así como "auditar la parte ilegítima de la deuda". Además, le ha instado a "quitar las vallas del Congreso" porque "esto parece el G-20". "El pueblo no es el enemigo, lo son los especuladores".

Ante esto, Rajoy le ha dicho que "los problemas no se arreglan contándolos" sino "tomando decisiones" y ha afirmado que él, como presidente, ha tomado algunas que "habría tomado cualquiera de izquierdas". "En este asunto no me puede usted dar lecciones", ha concluido.