NOTICIAS
24/07/2012 19:07 CEST | Actualizado 24/07/2012 22:15 CEST

Toni Cantó denuncia la inscripción de una cruz gamada en su mesa en el Congreso

El diputado de UPyD Toni Cantó ha encontrado una cruz gamada en su mesa en el Congreso de los Diputados este martes. No tiene ningún indicio de quién ha podido grabar el símbolo nazi ni por qué, pero en conversación telefónica con El HuffPost apunta que el día anterior tuvo "mucho movimiento en Twitter" por el posicionamiento de su partido sobre la muerte este lunes en un accidente de tráfico del disidente cubano Oswaldo Payá, que considera que fue provocado.

"Me llamaron fascista y me insultaron de manera muy virulenta. Tuve más de 400 menciones", explica, sin descartar que la aparición de la cruz tenga algo que ver. El diputado por Valencia ha informado verbalmente de lo ocurrido al presidente del Congreso, Jesús Posada, que le ha asegurado que el asunto se investigará y el símbolo se borrará. Fuentes de la cámara baja consultadas por este diario no tienen constancia de cómo se va a llevar a cabo la investigación, porque el caso "no es habitual", aunque señalan que el Congreso, como es lógico, dispone de cámaras de vigilancia en los pasillos.

"Un chico de IU [Ricardo Sixto] dice que la cruz ya estaba", reconoce Cantó. Él asegura, sin embargo, que cuando dejó la mesa en la que se suele sentar en la Sala Constitucional del Congreso el día anterior a las nueve de la noche, la inscripción no existía. "Se ve a la legua. Si hubiese estado allí la habría visto", se reafirma, y remite a la foto que ha publicado en Twitter.

TEORÍAS SOBRE LA MUERTE DE PAYÁ

La polémica que le costó una oleada de insultos a través de la red social, y quizás, la inscripción, se desató por varios mensajes en los que Cantó criticaba la dictadura cubana. En uno de ellos enlazó una noticia que destacaba una declaración de Cayo Lara, líder de IU, sobre el fallecimiento del histórico opositor cubano -"Un fallecido más de los muchos que se matan en las carreteras"-, y que luego rectificó. El agrio intercambio con quienes Cantó denominó "comunistrolls" estaba servido.

El accidente que causó la muerte de Payá ha dado pie a versiones contradictorias. Rosa María Payá, hija del disidente, sostiene que su muerte no fue accidental, sino orquestada por el régimen de Raúl Castro. Según esa teoría, un segundo vehículo habría embestido el coche en el que viajaba Payá hasta sacarlo de la carretera. Cantó enlazó desde su perfil en la red social una noticia que daba cuenta de esta hipótesis.

En el coche de Payá viajaban también Ángel Carromero, miembro de las Nuevas Generaciones del PP de Madrid, y Jens Aron Modig, presidente de la Liga de la Juventud Demócrata Cristiana de Suecia (KDU), que resultaron heridos leves. Según el diario del régimen cubano, Granma, citado por ABC, Camorrero, que conducía el vehículo de alquiler, perdió el control y chocó contra un árbol. "Francamente, no me fío de lo que diga el chico del PP mientras esté allí. Qué va a decir el pobrecito estando en Cuba", declara Cantó. Carromero permanece todavía en el país caribeño, donde ha tenido que prestar declaración.

ESPECIAL PUBLICIDAD