INTERNACIONAL
02/08/2012 19:47 CEST | Actualizado 02/08/2012 22:23 CEST

Un hispano en la Convención Nacional Demócrata o 'El ala oeste de la Casa Blanca' vuelve a hacerse realidad (VÍDEOS)

La llave de Washington es un buen discurso. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lo sabe después de que en 2004 pronunciara la alocución, en la Convención Nacional Demócrata, que lo llevó de ser un senador casi desconocido a favorito para la presidencia. Ahora, en su campaña de reelección, ha elegido a un hispano de 37 años para que siga sus pasos.

Julián Castro es el alcalde de San Antonio, en el estado de Texas y es descendiente de mexicanos que emigraron a Estados Unidos. El anuncio de su intervención ya es historia porque se trata del primer hispano en dirigirse a los votantes del partido demócrata en el acto más importante de cara a la elecciones de noviembre.

La Casa Blanca lo ha tenido en el punto de mira desde hace un par de años y el próximo 6 de septiembre dará el discurso que lo podría catapultar a la escena nacional. Cuenta The New York Times que en 2010 Castro fue invitado a Washington a un foro económico al que también asistió Obama. Después de que el joven hablara ante el público Obama comentó: “Pensé que era un becario de nuestro equipo, ¿de verdad, este chico es alcalde?”.

LA SERIE QUE SE HIZO REALIDAD

La oportunidad que Castro ahora tiene en sus manos recuerda los paralelismos que en su momento se hicieron entre la historia de Obama y la plasmada en la serie El ala oeste de la Casa Blanca: un joven alcalde de un estado mayormente republicano, miembro de una minoría a su corta edad dirigiéndose en la reunión nacional de demócratas. La creación del guionista Aaron Sorkin, se anticipaba a la historia en 2005 cuando creó a Matthew Santos, un diputado hispano de Texas que también protagoniza un discurso en la Convención...y termina convirtiéndose en presidente.

“No voten por nosotros porque piensen que somos perfectos, ni por lo que seremos capaces de hacer por vosotros. Voten por la persona que representa sus ideales, sus esperanzas, sus sueños”, expresa Santos -encarnado en el actor Jimmy Smiths- en medio de la ovación de sus seguidores.

Pero antes de Santos fue Obama. El ala oeste de la Casa Blanca tenía entre sus guionistas a escritores de discursos de otros ex candidatos demócratas, que han reconocido que se inspiraron en el discurso de 2004 de Obama para crear al personaje del congresista hispano que llega a presidente.

“Tengo la esperanza de un niño escuálido con un nombre gracioso que cree que EEUU tiene un lugar para él. La esperanza en superar las dificultades. La esperanza de enfrentar lo incierto. La audacia de la esperanza. Al final, es el mejor regalo de Dios, esta nación. Creer en cosas que no vemos, creer que habrá días mejores”, pronunció Obama en 2004 en la Convención Nacional Demócrata.

Contra todas las posibilidades, Obama fue el elegido para invitar a los demócratas a votar por John Kerry, el entonces candidato presidencial que acabó perdiendo contra George W. Bush. Pero el discurso de Obama no pasó desapercibido, ni la historia multirracial de su familia, ni sus orígenes africanos.

Ahora, tampoco se han pasado por alto los orígenes hispanos de Julián Castro. Su madre, Rosie Castro fue en los años 70 una activista del movimiento la Raza Unida, dedicado a la defensa de los derechos civiles de los hispanos en Estados Unidos. En San Antonio, él y su hermano gemelo, Joaquín, son muy conocidos por su participación en actividades comunitarias desde que eran niños.

Ambos asistieron con préstamos bancarios a la Universidad de Stanford en California y después se licenciaron en Derecho en Harvard. A los 31 años, Julián fue elegido alcalde y en 2011 fue reelecto con el 83% de los votos en una región tradicionalmente republicana. Sus colegas lo han descrito como serio, eficiente y cerebral.

En enero, fue invitado por el presidente Obama al Congreso para escuchar el discurso del Esatdo de la Nación en el palco de invitados especiales, al lado de la primera dama Michelle Obama. En septiembre tiene una oportunidad servida por el presidente para captar el voto hispano y de paso acercarse a la Casa Blanca.

ESPACIO ECO