TENDENCIAS
27/09/2012 16:52 CEST | Actualizado 27/09/2012 17:49 CEST

Bagelhead: Japón y la moda de inyectarse agua salada para deformarse la frente (VÍDEO, FOTOS)

El bodyart tiene razones que la razón desconoce. Hay quien se anima a deformarse la frente con agua salada, como recoge National Geographic en uno de sus nuevos documentales, grabado en Japón y que se estrena esta semana. Se tarda dos horas en hacer y luego dura entre 16 y 24 horas: una técnica conocida como bagelhead (cabeza de bagel) y que toma su nombre de un tipo de pan con forma de rosquilla.

En este vídeo en inglés sobre bagelhead, el adelanto de imágenes de dicho documental, se puede ver el procedimiento para lograr una deformación temporal de la frente de tres jóvenes -al final del vídeo puedes ver sus caras cuando se miran al espejo luciendo inflamación- y a uno de los principales fans de esta técnica, el fotógrafo Ryoichi “Keroppy” Maeda (Tokio, 1965), que documenta y difunde este tipo de sesiones desde hace más de una década. Uno de los sujetos que se pone cara de bagel en el vídeo cuenta que, con la aguja inyectándole el agua salada, siente como si su frente estuviera goteando por fuera. Al finalizar el proceso está contento: "Parezco delicioso", bromea.

A "Keroppy” lo entrevistó el año pasado la irreverente revista Vice. En su opinión, el bagel head no es la técnica de modificación corporal más extrema. "No, no, para nada. Hay prácticas que van mucho más allá, por ejemplo las orejas puntiagudas, quitarse el ombligo, las amputaciones…", contó a esta publicación. ¿El objetivo? "A la gente que le gusta la modificación corporal extrema le gusta hacer su propio camino, y siempre busca nuevas formas de conseguirlo. Cuanto más viva está la escena, más experimenta la gente y más lejos llega", señaló.

Si te interesan los trabajos de "Keroppy", puedes ver más fotos en el apartado "photo gallery" de su página web.

Como dice Keroppy, el bagel head no es lo más extremo que hay en el body art. Basta ver a la mexicana María José Cristerna, conocida como "la mujer vampiro" y que tiene el récord de ser la mujer con más modificaciones corporales de América, según el Libro Guinness de los Records: