NOTICIAS
17/10/2012 16:20 CEST | Actualizado 17/12/2012 11:12 CET

Munilla: los jóvenes no creen en Dios por "carencia afectiva" y "falta de nivel educativo"

EFE

La iglesia española sufre un problema de desafección entre los jóvenes. Según ha lamentado este miércoles el obispo de San Sebastián y responsable del Departamento de Juventud de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José Ignacio Munilla, "más del 50%" responden con una negativa cuando se les pregunta si creen en Dios.

Consciente de que que el sacramento de la confirmación sufre "una crisis muy notable", aboga por una evangelización "mucho más fuerte" ante dos tipos de emergencia que se dan, a su juicio, en la actualidad: la emergencia afectiva y la educativa.

El obispo ve difícil saber cuál de las dos emergencias tiene "mayor influjo" en la crisis de fe de occidente y de los jóvenes, "si el relativismo intelectual y el bajo nivel académico o todas las heridas que se derivan de las carencias afectivas, de la desestructuración de la familia" algo que, según ha anotado, "marca tanto la inmadurez de las generaciones".

"Hemos visto unos datos tremendos de que España está a la cabeza del fracaso escolar en Europa, pero si hubiera otro índice de fracaso afectivo y familiar, igual comprobábamos que los dos son muy parejos y uno responde al otro y el otro al uno", ha subrayado.

SÁBADO EN LA NOCHE

Porque, a su juicio, el origen de los problemas está claro: entre los factores, "la vivencia del ocio" que, según Munilla, "ha supuesto un desorden de vida familiar muy potente en España que en otros lugares es difícil poder encontrar". "Uno va a Francia y ve que los jóvenes no viven el ocio como se vive aquí el sábado por la noche. Esto aquí configura mucho nuestra cultura", se ha quejado.

No obstante, Munilla ha reconocido que atribuir la crisis de fe únicamente a que existe "una cultura materialista" sería "echar la pelota fuera y no hacer nada de autocrítica" algo que considera "incorrecto". Por este motivo, ha afirmado que el mayor problema está en que el influjo de la secularización interna también ha llegado hasta obispos y sacerdotes que tienen que apostar, a su parecer, por ser "más santos".

"El mayor problema que podemos tener es que también nosotros tenemos el propio influjo de secularización interna, para poder evangelizar tenemos que evangelizarnos, adherirnos a Cristo. También nosotros tenemos un grado de influjo de secularización, quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. También a nosotros los criterios del mundo nos influyen. Y si tuviésemos agentes de pastoral más santos, obispos más santos, sacerdotes más santos, la evangelización sería mucho más eficaz', ha subrayado.

Solventar este tipo de problemas será el principal objetivo del Congreso Nacional de Pastoral Juvenil que organiza la CEE y que se celebrará en Valencia del 1 al 4 de noviembre, en el que participarán unos 2.000 congresistas.