POLÍTICA
24/10/2012 13:53 CEST | Actualizado 24/12/2012 11:12 CET

Cuatro eurodiputados piden a la UE que intervenga preventivamente contra las amenazas militares a Cataluña

Los eurodiputados catalanes Raül Romeva (ICV), Ramón Tremosa (CiU), Maria Badia (PSC) y la eurodiputada del BNG Ana Miranda han enviado una carta a la vicepresidenta de la Comisión Europea, Viviane Reding, en la que le piden que intervenga ante "una serie de amenazas sobre el uso de la fuerza militar contra la población catalana".

En la carta, que Romeva ha colgado en un su blog personal, se pide la intervención de la UE de "forma preventiva para garantizar que la resolución del conflicto catalán sea pacífica y democrática".

Tras la publicación, Badia ha presentado su dimisión como secretaria general de la delegación socialista española en el Parlamento Europeo, que ha sido aceptada por el partido. Badia, que seguirá como eurodiputada, aduce el "impacto" de esta iniciativa, por las "versiones" que puedan dar de ella algunos medios de comunicación, y consciente de que ello puede afectar a toda la delegación socialista española en la Eurocámar.

APOLOGÍA DE LA VIOLENCIA

En la carta, los eurodiputados consideran que estas amenaza surgen de "figuras públicas relevantes o cargos con jerarquía militar" como el vicepresidente del Parlamento Europeo Alejo Vidal-Quadras (PP) y los exmilitares Francisco Alamán y Leopoldo Muñoz.

Vidal-Quadras defendió la legalidad de la intervención de la Guardia Civil si Cataluña persistía en su reivindicaciones independentistas, mientras que los dos exmilitares pidieron la actuación del ejército para garantizar la unidad de España.

Según la carta, los tres han formulado amenazas públicas y han hecho "apología de la violencia", por lo que han considerado la UE tiene que reaccionar en defensa de sus principios fundacionales: la libertad, la democracia, el respeto de los derechos humanos, de las libertades fundamentales y el Estado de Derecho.

"Bajo el velo de estos principios, resulta inaceptable las declaraciones públicas que instan al uso de la violencia militar contra ciudadanos de la UE", concluyen en la carta los eurodiputados.

También consideran reprobable que se invoque en el debate soberanista catalán el artículo 8 de la Constitución, donde se recoge que las Fuerzas Armadas tienen que defender la integridad territorial de España y su ordenamiento constitucional.

RUBALCABA NO COMPARTE EL CONTENIDO DE LA CARTA

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, consideró la misiva "profundamente equivocada" y que no responde "en absoluto a la realidad española".

"Hemos aceptado su dimisión", aseguró Rubalcaba en el Congreso, en referencia a Badía. "Me parece profundamente equivocada y que en absoluto responde a la realidad española. Leo esa carta y no veo que se refiera a España", ha resumido.

DEBATE PÚBLICO

Los eurodiputados catalanes sentencian en la carta que la UE debería pronunciarse públicamente "exigiendo que se retire del debate público cualquier amenaza militar o uso de la fuerza armada como vía de resolución de este conflicto político".

También han pedido que la UE "evalúe los riesgos reales de una posible intervención militar en Cataluña" y el tono que están utilizando miembros del PP y del Gobierno de Mariano Rajoy.

LA CARTA, ÍNTEGRA

Bruselas, 22 de Octubre de 2012

Estimada Sra. Reding,

Vicepresidenta de la Comisión Europea

Comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía.

Nos dirigimos a usted a fin de transmitirle nuestra alta preocupación por una serie de amenazas sobre el uso de la fuerza militar contra la población catalana. Como es de su conocimiento, el pasado 11 de septiembre, se manifestaron en Barcelona 1,5 millones de personas bajo el lema "Cataluña un estado en la Unión Europea" y a partir de ese momento, el derecho a la autodeterminación de Cataluña ha formado parte del debate público en Cataluña, España e internacional.

Resulta alarmante que este debate sea manipulado por diferentes sectores, llegando hasta niveles inaceptables, donde aparece el uso de la violencia militar como amenaza contra el pueblo catalán. Muchos han recordado que en caso de secesión de una parte del Estado Español, según la Constitución en su artículo 8, las fuerzas armadas «tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional».

Más preocupante es que figuras públicas relevantes o con cargos en la jerarquía militar usen estos argumentos para amenazar públicamente y hacer apología de la violencia. Tres personas merecen ser nombradas en esta carta: el Coronel Alamán[1], el Vicepresidente del Parlamento Europeo Alejo Vidal Quadras[2] y el Presidente de la Asociación de Militares Españoles, el Coronel Leopoldo Muñoz Sánchez[3]. Estas personas, en diferentes entrevistas y declaraciones, interpretaron dicho artículo 8 como una puerta abierta para la actuación violenta de las Fuerzas Armadas de España en caso de que Cataluña decida democráticamente realizar un referéndum. Los tres llamaron al gobierno central a preparar ya la posible intervención militar y el Sr. Muñoz Sánchez sugirió suspender no sólo las instituciones de autogobierno catalanas sino incluso el ejercicio de los derechos constitucionales de los ciudadanos de Cataluña y embridar en un régimen de autoridad gubernativa o militar.

El apartado 1 del artículo 6 del Tratado de la Unión Europea (TUE) incluye la lista de los principios en los que se basa la Unión: "principios de libertad, democracia, respeto de los derechos humanos, de las libertades fundamentales y del Estado de Derecho". Bajo el velo de estos principios, resulta inaceptable las declaraciones públicas que instan al uso de la violencia militar contra ciudadanos de la Unión Europea.

Este tipo de amenazas limitan de facto la democracia catalana y española, así como los derechos de libertad de expresión y manifestación de las personas que viven en Cataluña. En estas circunstancias, es la Unión Europea quien debe intervenir de forma preventiva para garantizar que la resolución del conflicto catalán sea pacífica y democrática.

La Unión Europea es uno de los lugares del mundo en el que mejor se protegen la democracia y los derechos fundamentales, especialmente gracias a los sistemas jurisdiccionales nacionales y, en particular, los Tribunales Constitucionales. Sin embargo, cuando los Tribunales de un estado no garantizan la subordinación militar al poder civil, es indispensable que la Unión Europea intervenga.

Así mismo, la Unión Europea acaba de recibir el Premio Nobel a la Paz de 2012 y especifica en su artículo 2 y 3 TUE que la paz es una de sus finalidades, es por tanto fundamental que la Comisión Europea, como institución que vela por los Tratados de la Unión, se pronuncie públicamente exigiendo que se retire del debate público cualquier amenaza militar o uso de la fuerza armada como vía de resolución de este conflicto político, especialmente teniendo en cuenta que ningún representante del Gobierno español ha descalificado públicamente dichas declaraciones bélicas, a pesar que algunas de las asociaciones que se han pronunciado representan a militares en activo.

Recordamos que el artículo 7 del TUE establece un procedimiento de control y de recomendaciones, el cual puede derivar en la suspensión del derecho a voto de un estado en el Consejo, que debe ser utilizado si existe un "riesgo claro de violación grave y violación grave y persistente de los valores comunes". Le pedimos así que evalúe los riesgos reales de una posible intervención militar en Cataluña y el tono que están utilizando miembros del Partido Popular Español y del Gobierno de España. La Comisión Europea debe ser capaz de determinar cuándo empezar el procedimiento del artículo 7 contra el Estado Español si este no responde democráticamente frente a las demandas ciudadanas.

Independientemente del modelo de estado que tenga cada persona, es inconcebible que argumentos propios de épocas fascistas y de guerra se manifiesten hoy abiertamente. En pos de la democracia y de la paz en Europa, como miembros del Parlamento Europeo, le pedimos que haga un llamamiento para que dejen de utilizar amenazas de uso de la fuerza armada como resolución de un conflicto político dentro de la Unión Europea.

Desde ya muchas gracias.

Atentamente

Raül Romeva i Rueda (Eurodiputado Verdes/ALE)

Maria Badia i Cuchet (Eurodiputada S&D)

Ramon Tremosa (Eurodiputado ALDE)

Ana Miranda (Eurodiputada Verdes/ALE)