POLÍTICA
09/11/2012 13:05 CET | Actualizado 09/11/2012 13:05 CET

El precio del poder: Así envejecen los líderes mundiales durante sus mandatos (FOTOS)

AFP

La portada de la revista Bloomberg Businessweek ha tenido éxito estos días. En ella, se ve a un Barack Obama envejecido artificialmente junto a las palabras: "Los próximos cuatro años". La publicación subraya, de esta forma, el cambio en el aspecto del presidente de Estados Unidos desde que llegó al poder en 2008. Entonces, Obama tenía un aspecto mucho más joven.

Franz Olivier Giesbert, director de Point, resume la transformación de Obama con una frase: "Hace cuatro años, los americanos eligieron a Will Smith y ahora han reelegido a Morgan Freeman", recoge la edición francesa de El Huffington Post.

Pero no sólo Obama ha cambiado en estos cuatro años. Los cambios de su familia, especialmente de sus hijas, también son llamativos, como muestran las fotografías de la noche de la victoria de 2008 y las de 2012. Sacha y Malia se han convertido en adolescentes en estos años.

Pero Obama no ha sido la única víctima de la responsabilidad política. Geoffroy Clavel, de Le Huffington Post, hace un repaso a los cambios que han sufrido otros líderes durante su estancia en el poder. El envejecimiento es una consecuencia lógica de su vida llena de estrés, de noches y vacaciones cortos, de las gestión de desastres y de constantes viajes de un extremo al otro del globo.

A ese desgaste no ha sido ajeno el expresidente de Francia, Nicolas Sarkozy, a pesar de que asegura llevar una vida sana en la que practica deporte. Los cambios de 2007 a 2012 son evidentes.

El exprimer ministro, François Fillon, también ha cambiado en este tiempo.

En España, a José María Aznar también se le notaban los cambios desde que llegó al poder a cuando lo dejó, en 2004.

Zapatero también sufrió su desgaste entre 2004 y 2011.

Esta es la transformación se Hillary Clinton, secretaria de Estados de Estados Unidos:

Angela Merkel tampoco ha conseguido vencer al tiempo, pese a ser considerada una de las mujeres más poderosas del mundo.

Pero, como toda regla, ésta también tiene sus excepciones. Entre 2008 y 2012, Silvio Berlusconi no ha sufrido una transformación tan grande como otros, aunque los rumores apuntan a que este caso tiene truco: la cirugía.