INTERNACIONAL
30/11/2012 13:22 CET | Actualizado 30/11/2012 13:25 CET

Informen Levenson: Hugh Grant y la madre de Madeleine, los más activos para pedir otro modelo de prensa

Gtresonline

Los principales partidos del Reino Unido mantienen contactos para evaluar el informe Leveson, sobre la regulación de la prensa tras el caso de las escuchas a políticos, famosos y víctimas de sucesos. Se estudia un proyecto de ley al respecto y rostros conocidos como el actor Hugh Grant o la madre de Madeleine McCann, víctimas de esas violaciones de la intimidad, han alzado lal voz para pedir respecto a la vida privada. Esto ha causado gran debate en el país, con otras voces que creen que otro tipo de legislación podría ir en detrimento de la libertad de prensa.

El juez Brian Leveson inició en septiembre de 2011 una pesquisa ordenada por el primer ministro tras el escándalo de las escuchas del desaparecido tabloide dominical News of the World, propiedad del magnate de la prensa Rupert Murdoch. Ahora ha presentado su esperado informe, de unas 2.000 páginas. En él recomienda que Reino Unido cree un organismo supervisor de la prensa que garantice que los medios pueden autorregularse con eficacia. Sus propuestas, explica, buscan proteger los derechos de las víctimas y a los ciudadanos que presenten quejas cuando se vean acosados por la prensa.

Kate McCann, madre de la desaparecida niña Madeleine, ha realizado un llamamiento a los políticos para se sumen a este cambio. News of the World publicó el diario personal que comenzó tras la desapareción de su hija. "Me sentí violada. Son palabras que escribí en los momentos de mayor desesperación que he vivido, era mi única forma de comunicarme con Madeleine", ha dicho McCann.

Por su parte, Hugh Grant, víctima de escuchas telefónicas, se ha convertido en el famoso más activo a la hora de pedir una nueva regulación. El actor incluso ha abierto una cuenta de Twitter. Desde esta plataforma, el cineasta Stephen Fry invita a firmar una petición para pedir mayor protección de la vida privada.

Durante los meses que ha durado la investigación sobre las escuchas, políticos, empresarios y famosos prestaron declaración, entre ellos el propio primer ministro; el viceprimer ministro británico, Nick Clegg; el ex jefe de Gobierno laborista Tony Blair, así como la escritora J.K. Rowling y el propio Murdoch.

LA CAUTELA DE CAMERON

El primer ministro británico, el conservador David Cameron, ha aceptado las principales recomendaciones sobre la autorregulación de los medios, pero se muestra contrario a la promulgación de una ley por considerar que puede amenazar la libertad expresión en el Reino Unido. Sin embargo, los otros dos principales partidos del país, laboristas y liberaldemócratas, están a favor de legislar porque ven imperativa la protección de las víctimas.

Según los medios británicos, los políticos de estos tres partidos mantuvieron anoche conversaciones para estudiar los pasos a seguir y esperan continuarlas en los próximos días. De acuerdo con la BBC, el Gobierno estudia un proyecto de ley, como piden muchos partidos, y espera tenerlo redactado en unas dos semanas para que pueda ser considerado por los políticos.

El director del diario The Guardian, Alan Rusbridger, dijo hoy a la cadena BBC que contar con una legislación es un precio que puede merecer la pena pagar a fin de tener un nuevo y efectivo sistema de regulación y cree que los medios podrían aceptarlo. Por ello, se mostró a favor de buena parte de las propuestas del juez Leveson, pues las considera "abiertas" y "justas". "Hablé anoche con varios directores. Había pocas diferencias sobre si la ley es necesaria", afirmó el director, que cree que los medios "podrían vivir" con lo que se está proponiendo.

La prensa británica disfruta actualmente de una autorregulación a través de la llamada Comisión de Quejas de la Prensa, pero se considera a este organismo anticuado e ineficaz.