NOTICIAS
04/07/2013 20:43 CEST | Actualizado 04/07/2013 23:57 CEST

Zarzuela ve mejor la imagen de la monarquía pero reconocen haber vivido "un martirio" los dos últimos años

GTRES

¿Está mejorando la imagen de la Corona? Desde la Casa Real piensan que sí y apuntan a que hace meses "había tocado fondo" pero que ahora se está recuperando y va "lentamente al alza", según encuestas internas que dice manejar Zarzuela.

Sin ficha técnica ni detalles de esas encuestas, fuentes de la Casa Real aseguran que el rey Juan Carlos suscita simpatías entre los mayores y que el príncipe Felipe tiene buena consideración entre los ciudadanos. Y apuntan un dato más: existe una "línea sostenidísima" de preferencia hacia la monarquía sobre la república. "Claramente gana la monarquía", añaden.

Quizás para reforzar la imagen de la Corona, la Casa Real ha querido dar explicaciones sobre asuntos que han afectado a la familia real en los últimos meses, en un encuentro informativo con un grupo de periodistas. Por ejemplo, las cuentas en Suiza que el rey heredó de su padre con 375 millones de pesetas, según publicó el diario El Mundo en marzo.

Tres meses después, Zarzuela ha explicado que el monarca "no tiene ninguna cuenta en el extranjero" y que las dos que tenía en Suiza fueron liquidadas en 1995, sin que sus fondos se transfirieran a ningún otro lugar. Según el secretario del rey, el dinero se destinó a pagar "obligaciones y deudas" contraídas por el conde de Barcelona y para gastos no concretados.

MÁS TRANSPARENCIA

También busca la Casa Real más apoyo popular al referirse a la Ley de Transparencia, que actualmente se encuentra en trámite parlamentario. Desde Zarzuela afirman que la institución está decidida a someterse "con la mayor apertura posible" y "sin ninguna restricción" a esta ley, lo que supondría publicar contratos, presupuestos y actividades de los que hasta ahora no se había informado publicamente.

Recuerdan que se ha acordado que sea la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno la que se encargue de tramitar las peticiones ciudadanas sobre información que obre en poder de la Casa Real, equiparándolo a la Administración pública.

Pese a los esfuerzos, cada aparición pública de un miembro de la familia real es sinónimo de abucheos y pitos. Algo que en Zarzuela no preocupa aunque sí molesta por considerarlo "una falta de educación". Piensan, además, que son expresiones "muy minoritarias" pero que tiene más relevancia informativa que "cuatro griten durante cuatro minutos" que aplauda el resto.

NÓOS Y LAS FINCAS

Respecto a los escándalos ligados a la monarquía, también se ha intentado humanizar la figura de la infanta Cristina, cuyo marido, Iñaki Urdangarin, está imputado por el 'caso Nóos', y a la que Hacienda atribuyó la venta de 13 fincas que finalmente no eran suyas.

Sobre el caso Nóos, en Zarzuela consideran un "martirio" los dos años de instrucción y lo comparan con otros casos como el de los ERE de Andalucía. Aseguran que hay sumarios que no tienen una extrema complicación y que no tienen por qué durar tanto. Por eso creen que la instrucción está durando "mucho tiempo" y esperan que se resuelva con la mayor celeridad posible.

Acerca del asunto de las fincas de la infanta, la Casa Real rechaza que existan "agujeros negros" en la Agencia Tributaria con miembros de la monarquía y afirman que miembros de la familia real han tenido algunas veces errores y olvidos en su declaración de la renta que han sido advertidos por Hacienda.

Además, explican que la infanta vivió con "estupor", al principio, y con "alivio y tranquilidad", después, el lío de las fincas. E insisten en que ha de ser el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien dé explicaciones sobre lo que ocurrió, algo que aún no se ha producido.

Recordemos que Hacienda se limitó a decir que se trataba de un error y señaló a los notarios como principales culpables.

CRÍTICAS A LAS EXPLICACIONES

La información lanzada por Zarzuela ha despertado las críticas de varios partidos políticos, en especial las relativas a las cuentas en Suiza. Desde Izquierda Unida, el diputado Gaspar Llamazares ha considerado un "esperpento" la versión de la casa del rey sobre la herencia y la ha acusado de sufrir "amnesia selectiva".

ERC ya ha registrado en el Congreso una batería de preguntas al Gobierno para saber "dónde está el dinero" que dejó el conde de Barcelona y cuál ha sido el destino de los inmuebles traspasados.

Al igual que estos dos partidos, UPyD no ha visto "muy creíbles" los datos sobre la herencia del monarca y ha lamentado que las explicaciones de la casa del rey llegan "tarde" y son "incompletas".

Tampoco han caído bien las explicaciones entre los técnicos de Hacienda, cuyo portavoz sindical, José María Mollinedo, ha recordado que los datos de las liquidaciones tributarias que tuvo que hacer el rey al recibir la herencia de su padre, debieron de registrarse en la notaría donde se realizó la escritura de aceptación y en la comunidad autónoma donde se liquidó el impuesto.

Recuerda que cuando se realizó la información tributaria ya estaba informatizada y que, aunque el papel hubiera desaparecido, habría quedado registrada en el sistema informático.

En relación a que la herencia sirvió para pagar deudas, recuerdan que "las deudas forman parte del caudal hereditario, se reparten entre todos los herederos, no lo asume uno sólo y se descuenta del patrimonio neto".

Por ello, considera que las explicaciones que se han dado desde Casa Real son 'insuficientes, muy pobres y no están sólidamente fundamentadas'.