NOTICIAS
31/07/2013 19:36 CEST | Actualizado 31/07/2013 19:36 CEST

Teófila Martínez responde a la vendedora que reventó el pleno: "Cádiz no puede convertirse en un zoco"

Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz, ha contestado a la vendedora de manualidades Inmaculada Michinina, que reclamó el pasado martes en el pleno municipal una licencia para comerciar en el mercadillo de El Baratillo.

"Cádiz no puede convertirse en un zoco, tiene que haber un orden", ha expresado Martínez en referencia a la regulación de estos mercadillos.

Michinina irrumpió en el pleno del Ayuntamiento de Cádiz y, en una emotiva intervención, exigió una licencia para que le dejaran instalar su puesto y así "poder darle de comer a sus dos hijas". Esas licencias, según la alcaldesa, tienen un número limitado y se reparten en función de la ordenanza municipal.

"En El Piojito, en la Barriada de la Paz, en el Paseo Marítimo (otros mercadillos de Cádiz) hay unos concesionarios determinados por la ordenanza, y otras personas que están en lista de espera para cuando se produzcan las vacantes [...] Tiene que haber un número de puestos, sino los vecinos protestan. No hay privilegios, sólo la aplicación de la ordenanza"

Martínez ha resaltado que en su Ayuntamiento no hay "ni discriminación ni favoritismos", sólo están las recurrentes "ordenanzas municipales" como únicos reguladores. "No podemos hacer que unas personas por razón de sus necesidades tengan privilegios", ha matizado.

"Nosotros lo entendemos, porque la situación en el pais esta muy mal, pero es el problema de una persona, como de otras personas, que sabe que tiene que respetar. Yo no llego a un restaurante y si no hay mesas digo 'oiga, que yo quiero, usted se levanta que me voy a sentar yo', eso no puede ser. No sé si me explico."