NOTICIAS
21/08/2013 08:29 CEST | Actualizado 20/10/2013 11:12 CEST

El Gobierno ordena impedir el paso de camiones con arena hacia Gibraltar

EFE

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha ordenado impedir el paso de camiones con arena para la construcción de un espigón en la cala este del Peñón de Gibraltar, donde está previsto levantar un complejo inmobiliario de lujo en terreno ganado al mar, informaron a Europa Press fuentes del Ministerio.

La medida ha sido tomada por Interior en coordinación con el servicio de aduanas y la Fiscalía de Medio Ambiente, que ya había incoado diligencias informativas tras la denuncia interpuesta el pasado mes de julio por Verdemar-Ecologistas en Acción.

La denuncia de los ecologistas iba contra el Ayuntamiento de Tarifa (Cádiz) y otros municipios por un delito de "hurto agravado" y también por la presunta comisión de un delito de falsedad en documento público, todo ello en relación con la venta a Gibraltar de arena retirada de la duna de Valdevaqueros de la localidad gaditana.

La Dirección General de Aduanas ya denegó el pasado 30 de julio la entrada en Gibraltar de cinco camiones cargados con áridos (arena y gravilla), mientras que hoy, cuando se ha intensificado la vigilancia de la Guardia Civil, no ha llegado ninguno.

Según fuentes del Ministerio del Interior, Aduanas -perteneciente al Ministerio de Hacienda- tomó esta decisión después del escrito que recibió de la Fiscalía, en el que se recogía la denuncia del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente por el lanzamiento al mar de bloques de hormigón por las autoridades gibraltareñas.

DENUNCIA DE ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Al hacerse pública la denuncia de Verdemar-Ecologistas en Acción, el Gobierno de la Roca emitió un comunicado en el que aseguraba que había firmado un contrato con Van Orrd (Gibraltar) el 19 de abril de 2013 para el suministro y la colocación de 10.000 toneladas de arena en la playa de Sandy Bay, por el que esta compañía 'debía suministrar arena de la zona de Valdevaqueros en Tarifa, donde, como consecuencia de los fuertes vientos, la arena de las dunas se había volado hasta las carreteras adyacentes, cortando el acceso al público de forma efectiva'.

Gibraltar señaló que las 'autoridades locales' se encargaron de quitar la arena y eliminarla, y que 'en ningún momento' el Gobierno del Peñón había tenido conocimiento de que se hubiese retirado arena de la playa.

NUEVOS TIEMPOS