TENDENCIAS
05/11/2013 10:07 CET | Actualizado 05/11/2013 10:07 CET

Tesoros olvidados que los taxistas devuelven a sus dueños (VÍDEO)

GTRES

Cuando hace unas semanas una pareja de jubilados alemanes dejaron olvidados 250.000 euros en el asiento trasero del taxi que les había llevado del taxi a su casa no podían imaginar lo rápido que recuperarían el dinero. Unos minutos después del despiste, el taxista reparó en la bolsa de dinero y llamó inmediatamente a la central para conocer el nombre del matrimonio y devolverles de inmediato lo que les pertenecía.

Aunque se le ofreció una recompensa, el conductor no quiso nada a cambio. Thomas Guntner, como se llama el buen samaritano al volante, ha honrado a su gremio y nos da argumentos para usar el servicio. Así da gusto pillar un taxi para ir al aeropuerto, aunque cueste 30 euros.

Pero hay muchos otros lugares donde un taxista te puede alegrar el día.

  • Medalla de Oro a a honradez. Este verano Cali (Colombia) acogió los Juegos Mundiales y todos sus habitantes sabían lo importante que era tratar bien a los visitantes extranjeros que iban a superpoblar el lugar por unos días. Un destacado miembro de la delegación deportiva japonesa olvidó nada menos que su cámara en uno de los vehículos. La buena fe del siguiente pasajero, que advirtió al conductor del bulto que había quedado abandonado en el interior del coche, permitió al veterano taxista Javier Antonio Quina devolver el aparato a su dueño. Tuvo que encender la cámara y comprobar el idioma en el que estaba configurada para darse cuenta de que pertenecía al usuario japonés que había transportado cuarenta minutos antes.
  • Casino y alcohol, mala combinación. Hay veces en los que el pasajero tiene que soportar los malos modos del conductor y otras en las que es el taxista quien tiene que echar mano de sus reservas de paciencia. La semana pasada Lakhwinder Singh Dhillon no solo tuvo que aguantar a un grupo de borrachos que se regresaban del casino de Melbourne; también entregó a la policía 111.000 dólares en 11 montones de 10.000 que habían logrado tras pasar la noche en la ruleta y que estuvieron a punto de perder. En este caso el conductor sí que aceptó una recompensa de 500 dólares.
  • Solidaridad española. Una situación similar a la del héroe alemán se vivió en Madrid el año pasado, cuando un grupo de taxistas ayudaron a una pareja de ancianos con un elevado grado de minusvalía visual. Se encontraban en la terminal T-1 del aeropuerto de Barajas cuando se percataron de que los viajeros se habían olvidado de recoger un maletín con importante documentación y una elevada suma de dinero del carrito portamaletas que estaban utilizando. Los ancianos ya estaban subidos en un taxi con dirección a Madrid cuando se percataron de la pérdida. El conductor se ofreció a llevarlos de nuevo al aeropuerto sin cargo extra para que pudieran buscar su maletín.
  • En contra de su religión. A lo que tuvo que enfrentarse hace dos años un taxista de Nueva York fue al dilema de devolver un auténtico tesoro. Zubiru Jalloh, originario de Sierra Leona y que se gana la vida conduciendo un taxi en la ciudad estadounidense por 300 dólares a la semana, se encontró joyas y billetes por valor de 100.000 dólares en el interior de un maletín en el asiento trasero de su coche. Aseguró que quedarse con el botín hubiera ido en contra de la religión musulmana que profesa.

MÁS NOTICIAS QUE DAN BUEN ROLLO