POLÍTICA
02/12/2013 10:52 CET | Actualizado 02/12/2013 12:00 CET

Zapatero no entregó la carta del BCE al Parlamento por "responsabilidad" y porque era "delicada"

¿Debía haber mostrado el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la carta que le remitió el Banco Central Europeo? El propio ex jefe del Ejecutivo ha explicado que no lo hizo "por responsabilidad" y porque era una misiva "delicada" para la estabilidad financiera del país y para la labor del Tesoro, "especialmente por las consideraciones" de Jean-Claude Trichet.

Zapatero ha dado su versión durante una entrevista en Los Desayunos de TVE, donde ha recalcado que no tenía el "deber jurídico" de mostrarla al Parlamento, pues no se trataba de un expediente administrativo. Asimismo, ha subrayado que ha desvelado tanto esta carta, en la que le reclamaban medidas urgentes, como su contestación en su reciente libro de memorias.

"Ahora no generan ningún problema", ha manifestado el expresidente, a la vez que ha dicho que las ha publicado porque son "piezas importantes" para la explicación de una de las fases más difíciles de la crisis -agosto de 2011-, en la que había "serios problemas para la estabilidad financiera de España". La carta no obligaba "absolutamente a nada", ha agregado.

Zapatero ha señalado que le hace "gracia" que cuando se ha visto "que no es cierto" que en la carta del BCE se imponía una reforma de la Constitución, ahora haya "otros vericuetos" para hablar de la misma.

La carta, ha proseguido el exlíder de los socialistas, era una "cierto respaldo" que necesitaba Trichet para volver a comprar deuda soberana de España en el mercado secundario en un momento de "discusión" dentro del propio Banco Central Europeo, que supuso la salida del consejero alemán por esta decisión.

DEFIENDE EL PLAN E

Zapatero ha reconocido que hubo cosas que sí hicieron y otras que no en relación con la crisis y ha aseverado que se tuvo que enfrentar a una situación "muy fuerte" de "tensión financiera". "Lo que digo dos años después", ha continuado, es que "parece que no era tan fácil como decían algunos".

En este punto, ha detallado que las decisiones que tomó -que adoptó "convencido"- no afectaron, por ejemplo, a sectores como la sanidad, la educación y la dependencia.

Tras calificar de "inédita, imprevisible y gravísima" la crisis económica, ha rememorado que tuvo "sugerencias" desde distintos ámbitos como la derogación de la negociación colectiva o la suspensión temporal del salario mínimo.

Sobre su famoso y criticado Plan E, por el que se financiaron obras por parte de los ayuntamientos con cargo a los presupuestos generales a fin de crear empleo, ha declarado que lo volvería a hacer y que su monto tan solo equivale a lo que ahora se endeuda el país en un mes y medio.