NOTICIAS
02/04/2014 20:11 CEST | Actualizado 03/04/2014 09:02 CEST

Real Madrid - Borussia de Dortmund (3-0): Paseo blanco hacia semifinales

AFP

Paseo del Real Madrid en Chamartín ante un Borussia que poco o nada se parece a aquél que goleó 4-1 a los blancos el año pasado en Dortmund.

Los de Ancelotti salieron arrasando desde el principio y ya a los tres minutos habían decantado el partido con una buena combinación entre Benzemá y Carvajal que culminó Bale. El galés se adelantó el esférico con el control y marcó con la punta del pie el primer tanto.

Algunos ni se habían sentado y el Madrid ya vencía. Apenas inquietaron los alemanas de Klopp la portería de Casillas. Sólo unos cuantos tiros lejanos, gracias al buen control de la defensa que hicieron Ramos y, sobre todo, Pepe, excelso en la noche del miércoles.

El Madrid era muy superior y lo demostraba buscando a Weiderfellen, el portero alemán, cada poco tiempo. Un par de tiros libres de Cristiano y Bale permitieron al cancerbero lucirse con dos buenas estiradas. Si no llega a ser por él, el Dortmund podía haber salido mucho más escaldado del Bernabéu.

No pudo evitar, sin embargo, el segundo gol, obra de Isco. El centrocampista volvió a ser titular y demostró buen juego y atino en un buen disparo desde la frontal del área que se coló pegado al palo derecho del portero.

La ventaja al descanso parecía hasta corta. Pero faltaba algo, el gol de Ronaldo. El luso, con molestias en la rodilla en los últimos partidos, se esforzó por hallar el gol y lo consiguió tras una buena jugada de Modric. El croata envió el balón entre líneas y Cristiano, con dos toques, evitó al portero y empujó el cuero a la red.

Aún faltaban más de 20 minutos y el Madrid ya ganaba por tres. El Borussia buscó un gol para seguir vivo en Alemania y cerca estuvo de encontrarlo. Pero el gran trabajo de Pepe evitó males mayores para los blancos.

El paseo se prometía plácido hasta que Cristiano se tiró al suelo y tuvo que ser sustituido aquejado de sus dolores de rodilla. Un susto que no empañó el tranquilo camino del Madrid hacia las semifinales. Solo una debacle lo evitaría.

El HUFFPOST PARA EL ÁGUILA