POLÍTICA
31/05/2014 20:37 CEST | Actualizado 31/05/2014 21:56 CEST

Miles de personas se manifiestan en Barcelona contra el derribo de Can Vies

AFP

Miles de personas, 3.500 según la policía local y 20.000 según los organizadores, han participado este sábado en la manifestación de apoyo al colectivo okupa que gestionaba el centro social de Can Vies de Sants, desalojado el pasado lunes y parcialmente derribado.

La protesta, que hasta las 21.00 había transcurrido sin incidentes, ha partido de la plaza Universitat ante una amplia presencia de antidisturbios de los Mossos d'Esquadra. Tiene cuatro objetivos principales: la dimisión del concejal de Sants-Montjüic, Jordi Martí, y del alcalde de Barcelona, Xavier Trias; Libertad para los detenidos por las protestas; Mejora en del derecho al hogar; y Autogestión de la convivencia.

Varias marchas en protesta por el desalojo y el derribo parcial de Can Vies han salido hacia las seis de la tarde de diferentes puntos de Barcelona y del área metropolitana y han confluido todas en la plaza Universitat.

Desde aquí, los manifestantes han tomado la Ronda Universitat y después la calle Sepúlveda siguiendo un recorrido que no ha sido dado a conocer ni a los medios de comunicación ni a las autoridades, ya que se trata de una marcha no autorizada.

La mayoría de los participantes en la manifestación han llegado al centro de Barcelona desde el propio centro social de Can Vies, donde varios centenares de personas han iniciado los trabajos de reconstrucción del edificio, después de que una parte fuera derruido tras el desalojo.

OBRAS PARALIZADAS

El Ayuntamiento de Barcelona ordenó este viernes que pararan las obras de demolición, iniciadas el lunes tras el desalojo, decisión que influyó de manera decisiva para que la pasada noche no se produjeran altercados ni actos violentos.

Tras esas horas de calma, miembros del movimiento okupa han accedido esta mañana al recinto, han sacado las vallas y han empezado a retirar los escombros del edificio, que se encuentra ya parcialmente derrumbado, con la intención de reconstruirlo.

Después han formado una cadena humana de casi un kilómetro de longitud que ha servido para llevar los ladrillos de Can Vies hasta la puerta de la sede del distrito municipal de Sants.

Los Bomberos de Barcelona han examinado la zona y han indicado a los activistas los lugares en que existe peligro de desprendimiento de las vigas y paredes que todavía permanecen en pie.

El regreso del colectivo de Can Vies al lugar, que ha ocupado durante los últimos 17 años, no ha comportado ningún incidente destacable y el barrio de Sants ha vivido esta sábado en un ambiente festivo por la celebración del 'Firaentitats', la feria que los comerciantes instalan anualmente en medio de la calle de Sants.

Un portavoz del colectivo de Can Vies ha pedido hoy al Ayuntamiento de Barcelona que les "deje en paz" y que haga gestiones para liberar a los detenidos durante los disturbios de los últimos días.

Photo gallery La reconstrucción de Can Vies See Gallery
Photo gallery El derribo de Can Vies See Gallery