NOTICIAS
05/06/2014 13:03 CEST | Actualizado 05/06/2014 13:08 CEST

¿Qué tienen en común Alberto Garzón, diputado de IU, e Isabel II, la reina de Inglaterra?

EFE

Al diputado de Izquierda Unida Alberto Garzón y la reina Isabel II de Inglaterra les separan muchas cosas. Su nacionalidad, idioma, edad, trayectoria o ideología son algunas de ellas. Pero en al menos un punto dicen algo muy parecido.

En su solemne y pomposo discurso de este miércoles, la soberana explicó las prioridades políticas del Gobierno (el Gobierno de su majestad, como se dice protocolariamente) que sostienen los conservadores de David Cameron y los liberales de Nick Clegg. Una de ellas, muy escueta, fue esta:

"Mis ministros elaborarán legislación sobre la retirada de miembros del Parlamento", dijo.

Esa retirada (recall, en inglés) es más bien un revocatorio. El Gobierno de Cameron prevé permitir la expulsión de que diputados condenados con pena de prisión, aunque sea menor de un año. La norma también abre la posibilidad a que sean los propios ciudadanos los que inicien un proceso de revocación de su diputado por mala conducta y fuercen una elección de un sucesor aunque sea a mitad de mandato.

Es algo parecido a lo que propone Alberto Garzón en su último libro, La Tercera República, en el que reclama la participación constante y continuada en política de la ciudadanía.

Según él, tanto en los partidos como en los parlamentos, los ciudadanos deberían de tener la oportunidad de echar a los diputados que se comporten mal, caigan en la corrupción o sean condenados. Sin embargo, la ley no lo prevé salvo en casos excepcionales.

Así lo explicaba Garzón en una entrevista con El HuffPost publicada este miércoles:

"La gente quiere participar, y tenemos muchos mecanismos: referéndums, iniciativas legislativas populares, revocatorios, transparencia, rendición de cuentas… No puede ser sólo votar cada cuatro años", según él.

-¿A qué ejemplo actual y vigente debiera parecerse la tercera república española?

Tiene que ser singular, aunque sí debe enriquecerse de los modelos de otros países. Si se entiende la democracia como la satisfacción de las necesidades más básicas, puede recoger enseñanzas de Suecia o los países nórdicos. Pero también puede enriquecerse de la figura del revocatorio, que existe en Venezuela, Ecuador o EEUU. O del uso regular y regulado de referéndums, como en Suiza.

La entrevista completa. Alberto Garzón: "Prefiero una república de derechas a una monarquía que no puedo elegir"

ESPACIO ECO